×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

1672 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Emprender hasta los 90 - reseña crítica

Emprender hasta los 90 Reseña crítica
Startups y emprendimiento

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9789871941483

Editorial: CONECTA

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Estamos programados para jubilarnos a una determinada edad y luego comenzar a disfrutar de todo el tiempo que no tuvimos durante la edad móvil o laboral.

¿Qué tal si te dijera que existe un nuevo método que te permite disfrutar de tu tiempo mientras trabajas? Tito Loizeau nos propone una nueva manera de ver la vida y de disfrutarla mientras aún haya tiempo.

¡Deja de trabajar 12 horas al día y comienza a disfrutar de tu vida!

El viejo paradigma

La mayoría de la gente trabaja para conseguir suficiente dinero y así acceder al estilo de vida que quiere disfrutar una vez que deje de trabajar y hasta morir.

¿Por qué? Pues para poder disfrutar de todo lo que no pudo mientras trabajaba.

El sistema jubilatorio contempla que las personas trabajen duro y generen bienes sin disfrutar de la vida hasta los 60 o 70 años. Luego, alienta a que se retiren, cobren una pensión o jubilación, y vivan con ello hasta el día de su muerte para que puedan “disfrutar del tiempo libre” que no tuvieron.

“El mundo ideal sería tener energía, dinero y tiempo. Todas juntas. Pero si te pones a pensar, en cada etapa de la vida te va faltando una de ellas”.

Si tienes energía y dinero, seguramente carezcas de tiempo; si tienes dinero y tiempo, seguramente te falte energía.

Este es el paradigma tradicional, al que la mayoría de las personas aspira.

¿De qué nos perdemos?

Un reciente estudio de la Universidad de Harvard descubrió que las personas son felices gracias a sus relaciones.

Como adultos perdemos las relaciones, dado que no tenemos tiempo para ellas, y quizás, con cada una de esas pérdidas, perdemos un poco de felicidad.

Supongamos que una de las cosas que más te apasiona es hacer deportes. Si no lo haces en la juventud o vida adulta, ¿cuándo lo harás? No existe la mínima chance de que a los 60, después del retiro, cuentes con la condición física que tienes de joven.

La familia es otra cosa importante. ¿Alguna vez has pensado en todo lo que te perdiste por haber estado trabajando tan duro para llegar a tu retiro con un buen pasar económico?

Las relaciones que tanto descuidamos por falta de tiempo son lo más importante para nuestra vida. Estos lazos afectan directamente la salud física y mental, y pueden ser un factor determinante para la longevidad de una persona.

No basta con tener amigos, es necesario interactuar y tener relaciones profundas. Gracias al viejo paradigma, muchas veces perdemos este foco.

Con el sistema tradicional, las personas, luego del retiro, pierden la motivación. Dejan de tener un objetivo por el cual levantarse cada mañana.

En 2012, el escritor y educador Dan Buettner intentó responder por qué algunas personas viven más y mejor.

Buettner identificó regiones en las que las poblaciones viven más y sufren menos enfermedades, y en las que la mortalidad es muy baja.

La dieta, las horas de sueño y el ejercicio físico fueron tres factores, quizás los más obvios, por los cuales estas poblaciones tenían un mejor estilo de vida.

Pero había un factor más: cada habitante tenía una razón para levantarse cada día, un propósito, un proyecto. Y ninguno se retiraba hasta el día de su muerte.

La etimología de la palabra “negocio” es “negar el ocio”.

Pero disponer de tiempo libre para uno mismo es de extrema importancia. Las actividades de ocio proporcionan energía positiva, refrescan la mente y son un factor de longevidad a largo plazo.

Para los baby boomers (personas nacidas hacia fines de los 40 y mediados de los 60), el ocio durante la adultez joven era sinónimo de vagancia.

Hoy la cuestión está un poco más equilibrada, nos “permitimos momentos” para el ocio. Existe una mayor conciencia de qué es necesario y equilibrador.

Y, si vemos las nuevas generaciones como los millennials, veremos con facilidad que el ocio es un factor clave para elegir un trabajo o una ocupación.

Todo se basa en encontrar el equilibrio.

Es importante dedicarles tiempo a nuestros hijos, amistades y ocio, pero en el momento correcto, no solo al retirarnos.

Debemos cambiar el paradigma para comenzar uno más equilibrado, en el que existan retiros diarios que no dejen tu vida sin motivación ni propósitos luego de la jubilación. 

Nuevo paradigma

El equilibrio es el espíritu del nuevo paradigma. Debemos dejar de relegar el tiempo con la familia, amigos o de ocio en nombre del trabajo.

Si bien el dinero contribuye en parte a la felicidad, la pregunta es cuánto dinero necesitamos para ello. Eso dependerá de cada persona y responderá a sus ambiciones y circunstancias.

Pero la cuestión aquí es cuánta felicidad adicional nos da más dinero y qué implica conseguirlo. Cada centavo extra es proporcional al esfuerzo destinado a conseguirlo y ese esfuerzo extra estanca la felicidad.

No vale la pena esforzarse mucho más de la cuenta por tener una gran fortuna.

Tú podrías darle un cambio radical a tu vida si abandonas el viejo paradigma. Podrías dedicarle tiempo a tu familia, a tus amigos y a ti mismo, y, por lo tanto, aumentar tu felicidad.

Si logras ese balance, incluso te darás cuenta de que la productividad aumenta y la eficiencia se multiplica.

Puedes vivir tu vida haciendo lo que te gusta, teniendo un emprendimiento del cual te sientas orgulloso hasta los 90 años, pero con equilibrio para no llegar a los 60 o 70 sin saber qué hacer cada mañana.

La propuesta es no trabajar 24/7 durante la vida joven-adulta en pos de un retiro a los 60, sino equilibrar las cosas. Pero para ello deberás modificar mucho de la estructura del sistema tradicional.

La finalidad es lograr vivir de lo que te gusta hacer, pudiendo descansar y disfrutar a la vez. La clave es disfrutar de lo que haces y mantener un propósito que te mantenga vivo.

Cómo alcanzar este nuevo paradigma

¿Qué tal si, en vez de trabajar 40 o 50 horas semanales hasta los 60 años, trabajaras 20 o 25 horas semanales hasta el día de tu muerte?

El autor nos propone seis ingredientes, su receta personal, para llegar emprendiendo hasta los 90 años. No es algo mágico, es un camino en el que tendrás que trabajar mucho para lograr el equilibrio.

Emprender

Emprender es el primer paso y consiste en tener un negocio propio o una empresa.

Ser emprendedor implica una capacidad para cambiar las cosas. Son emprendedores quienes buscan el cambio, una mejora permanente, son inquietos y mantienen la frescura.

Si quieres ser un emprendedor hasta los 90, es necesario tener tu propio emprendimiento o empresa, ya sea grande, mediana o pequeña.

Si trabajas en relación de dependencia te será muy difícil disponer de horas libres durante el día para dedicarte a otra cosa que no sea el trabajo.

Emprender da miedo y eso es normal. Ser emprendedor no es para cualquiera, hay gente más apta que otra para ello.

Las aptitudes para serlo son la proactividad, el optimismo, la resiliencia, la empatía, la fuerza de voluntad, ser extrovertido y encontrar algo que te apasione.

Tener o carecer de esas aptitudes no asegura el éxito ni el fracaso. Pero quien no cuenta con ellas deberá trabajar más para emparejar las oportunidades.

Emprender, por otro lado, no es nada fácil. Durante los primeros años, que serán durísimos, deberás trabajar muchas horas y te faltará libertad, pero es cuestión de tiempo, de trabajo y de adquirir sabiduría.

El emprendedor tiene mucha libertad, pero vive en una jungla. Y vivir en la jungla da mucho miedo. Pero después de muchos años de estar allí te conviertes en Tarzán y dejas de tenerle miedo.

El mejor momento para emprender es “cuanto antes puedas”, cuando menos compromisos tengas, más joven seas y, sobre todo, cuando encuentres algo que te apasione.

Si bien los primeros años de un emprendimiento suelen ser muy angustiantes y demandantes, llegará un día en el que tu empresa comenzará a despegar.

Empowerment y equipo

Una vez que tu emprendimiento esté asentado, el dinero empiece a fluir y se amplíe la planta, es momento de dar un salto.

Esta etapa es crucial, y diferencia a los que despegan de los que no y se quedan en micro emprendimientos. Intenta dar el salto, pero siempre con equilibrio.

Ahora el que trabaja eres tú, que es para lo que la escuela tradicional te ha formado. Si bien lo importante son los beneficios que obtienes, el éxito te hace estar cada vez más ocupado y los ingresos están limitados por tu disponibilidad horaria.

Lo que debes hacer es dejar de trabajar tú mismo y lograr que tus recursos trabajen para ti. Esto te otorgará una libertad enorme.

Tu emprendimiento no podrá despegar solo contigo trabajando interminables horas, por ello debes lograr que tus recursos trabajen por ti.

Es esencial comenzar a contar con un buen equipo.

Si encuentras al equipo indicado, tu crecimiento será más fácil. Pero para lograrlo deberás delegar. Ello implica darle poder a tu equipo.

Una vez que encuentres confianza en tu equipo y te atrevas a delegar poder, tu libertad aumentará y tu emprendimiento se independizará de ti.

Si no logras dar este paso, tu emprendimiento se convertirá en un autoempleo con todas las limitaciones que ello conlleva, en especial con respecto a tu tiempo.

Cultura

Las formas de actuar, sentir y pensar, los valores, normas y hábitos que comparten los miembros de una organización son los elementos que conforman la cultura de una empresa. Una empresa es su cultura, es el ADN que la identifica y la diferencia de otras.

Uno de los mayores desafíos es mantener esa cultura que identifica a tu empresa cuando esta empieza a crecer, pero esto es de suma importancia, dado que emprender en un ambiente donde la cultura está impregnada es vital para que puedas empezar a independizarte de tu empresa y disfrutarla de una manera distinta.

“Es clave para el largo plazo de tu emprendimiento”.

Administrar tu dinero

En este punto, tu empresa ya estará funcionando y generando dividendos. El problema aquí es poder invertirlos bien para que se multipliquen y para que tu empresa trabaje para ti.

Debes tener paciencia. No te apresures a comprar tu casa y auto soñados, o a hacer todos los viajes pendientes. De lo contrario, probablemente debas involucrarte más aún en tu empresa para hacerla crecer y pagar los pasivos que te generaste.

Pero si inviertes el dinero con inteligencia financiera, todos esos bienes que soñaste llegarán sin esfuerzo. Es cuestión de esperar un poco más, de encontrar equilibrio.

Administrar tu tiempo

Cuando todos los ingredientes anteriores estén en marcha, llega el momento de administrar tu tiempo.

Que puedas disfrutar de tu tiempo desde joven y no tengas que esperar el retiro es uno de los objetivos más importantes.

Si bien al principio de tu emprendimiento deberás dedicar muchas horas al trabajo, con los años ya no será necesario que trabajes 12 horas diarias.

Para aumentar tu productividad, debes limitar tus tareas a las importantes y acortar el tiempo de trabajo.

“Administrar tus tiempos, organizar tu vida y tu agenda, y sacar provecho de la vida móvil son claves para que puedas salir de ese círculo vicioso que significa que pases de ocho a diez horas en la oficina”.

Salud

Nada de lo anterior tiene sentido sin una buena salud para disfrutar.

Si bien cuidarse no garantiza una vida sana y larga (dado que hay cosas que no se pueden controlar), es importante que las estadísticas jueguen a tu favor.

Y para ello debes llevar una dieta saludable, practicar deporte, dormir bien y practicar actividades tales como el yoga y la meditación.

Una vez más: todo es equilibrio.

Notas finales

El autor basa su nuevo paradigma en experiencias personales y en la historia de vida de su padre. 

Está convencido de que se puede disfrutar de lo que uno hace. Lo importante es encontrar una pasión y atreverse a encontrar el modo de vivir de ella.

La forma en que estamos programados nos hace olvidar muchas de las cosas más importantes de la vida: disfrutar de nuestro tiempo en familia y con amigos, y de nuestro tiempo de ocio.

Y, además, no advertimos que una vez que haya llegado el momento del retiro, no podremos hacer muchas de las cosas con las que soñamos, sino que, por el contrario, solo lograremos quedarnos sin motivaciones y objetivos.

Acumular dinero e invertir todo tu tiempo en el trabajo ya no es la única opción: existe la posibilidad del equilibrio. Cambia el paradigma y cambiarás tu vida.

Consejo de 12min

Emprender es la clave, por eso te recomendamos “1010 consejos para emprendedores”, de Javier Fernández Aguado.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Emprendedor y autor argentino, contador público, licenciado en Administración y MBA de la Universidad Católica Argentina. E... (Lea mas)