×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

2342 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

El poder de ser vulnerable - reseña crítica

El poder de ser vulnerable Reseña crítica
Autoayuda y motivación y Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Daring Greatly: How the Courage to Be Vulnerable Transforms the Way We Live, Love, Parent, and Lead

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788479539498

Editorial: Urano

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

La gran lección de este libro es: si vamos a descubrir los pasos para superar la vergüenza y apoyarnos mutuamente, la vulnerabilidad es el camino y el valor es la luz.

La autora invita al lector a quitarse las armaduras, conocer su lado más genuino, y construir lazos y sociedades más sinceras y permeables al amor y a la conexión entre los seres humanos.

¡Anímate a mostrar cómo eres genuinamente!

La escasez

La escasez es el problema del “nunca es suficiente”. El sentimiento de escasez medra en culturas con tendencia a la vergüenza y fragmentadas por la desconexión.

La consecuencia es que comparamos vida, matrimonio, familia y comunidad con visiones mediatizadas de la perfección que son inalcanzables, o comparamos nuestra realidad con una versión ficticia de la realidad ajena.

El narcisismo tiene su origen en la vergüenza. No lo solucionaremos poniendo a la gente en su sitio y recordando sus defectos e insignificancia. Lo más probable es que la vergüenza sea la causa de estas conductas y no la cura. Es mucho más útil y transformador contemplar los patrones de conducta a través de la vulnerabilidad.

Actualmente, está en juego una poderosa influencia cultural, y el miedo a ser corriente forma parte de ella. Una forma de ver los tres componentes de la escasez y de qué modo influyen en la cultura es reflexionar sobre las preguntas que indica la autora:

  1. Vergüenza: ¿se utiliza el miedo al ridículo y al menosprecio para manipular a las personas y/o mantenerlas a raya? ¿Está el amor propio vinculado a los logros, la productividad o la conformidad? ¿Es una norma culpabilizar o señalar con el dedo? ¿Es importante el perfeccionismo?
  2. Comparación: la competitividad saludable puede ser beneficiosa, pero ¿se está siempre comparando y clasificando abierta o encubiertamente? ¿Hemos asfixiado la creatividad? ¿Confinamos a las personas en una estrecha franja, en vez de reconocer sus contribuciones y dones únicos? ¿Existe una forma ideal de ser o un tipo de talento en concreto que se pueda utilizar para medir el mérito de los demás?
  3. Desconexión: ¿teme la gente asumir riesgos o probar cosas nuevas? ¿Es más fácil permanecer en silencio que compartir historias, experiencias e ideas? ¿Se esfuerzan todos por ser vistos y escuchados?

Lo contrario de la escasez es “suficiente”, o lo que la autora llama “genuinidad”. Hay muchos principios de genuinidad, pero los pilares son la vulnerabilidad y el merecimiento: enfrentarse a la incertidumbre, a exponernos, a los riesgos emocionales y a saber que somos suficiente.

Los mitos de la vulnerabilidad

El concepto de que la vulnerabilidad equivale a debilidad es el mito más extendido y el más peligroso. En vez de respetar y apreciar el valor y el atrevimiento que se oculta tras la vulnerabilidad, permitimos que nuestro miedo y malestar se convierta en juicios y críticas.

La vulnerabilidad es la esencia de todas las emociones y sentimientos. La autora la define como incertidumbre, riesgo y exposición emocional.

El segundo mito es pensar que “la vulnerabilidad no va conmigo”. Experimentar vulnerabilidad no es opcional: lo único que sí podemos controlar es nuestra respuesta cuando nos enfrentamos a la incertidumbre, al riesgo y a la exposición emocional.

El tercer mito es creer que la vulnerabilidad es pasarse de la raya. En realidad, vulnerabilidad es compartir nuestros sentimientos y nuestras experiencias con las personas que se han ganado el derecho a escucharlas.

El resultado de esta vulnerabilidad respetuosa y recíproca es una mayor conexión, confianza y compromiso. Hemos de tener confianza para ser vulnerables y hemos de ser vulnerables para confiar.

El último mito consiste en creer que podemos hacerlo todo por nuestra cuenta. Necesitamos apoyo. Necesitamos personas que nos dejen probar nuevas formas de ser sin juzgarnos. Nuestro primer atrevimiento y el más importante es pedir ayuda.

Comprender y combatir la vergüenza

Lo primero a saber sobre la vergüenza es que la sentimos todos. Las únicas personas que no la sienten son las que no conocen la empatía ni la conexión.

Por otro lado, a todos nos da miedo hablar de la vergüenza, y cuanto menos hablamos de ella, más control tiene sobre nuestra vida.

La vergüenza es el miedo a la desconexión. La conexión junto con el amor y la integración (dos expresiones de la conexión) son las razones por las que estamos en este mundo, y las que dan sentido y propósito a nuestra vida.

La importancia de la aceptación social y de estar conectados es mucha, y el dolor que nos produce el rechazo y la desconexión social es real. Cuando experimentamos vergüenza, estamos desconectados y desesperados por recuperar nuestra autoestima.

La resiliencia a la vergüenza es la clave para aceptar nuestra vulnerabilidad. Se basa en pasar a la empatía, el verdadero antídoto para la vergüenza.

Si podemos compartir nuestra historia con alguien que responde con empatía y comprensión, la vergüenza no puede sobrevivir. Aquí están los cuatro elementos de la resiliencia a la vergüenza; los pasos no siempre suceden en este orden, pero al final, siempre nos conducen a la empatía y a la curación: 

  1. Reconocer la vergüenza y saber qué la desencadena. ¿Puedes reconocerla físicamente cuando estás entre sus garras, sentirla cuando estás pasando por ella y descifrar qué mensajes y expectativas ha desencadenado?
  2. Practicar la conciencia crítica. ¿Eres verdaderamente capaz de reflexionar sobre los mensajes y expectativas que te conducen a la vergüenza? ¿Son lo que tú deseas ser o lo que los demás necesitan o quieren de ti?
  3. Comunicarte. ¿Reconoces y compartes tu historia? No podemos experimentar la empatía si no conectamos.
  4. Hablar de la vergüenza. ¿Hablas de tus sentimientos y pides lo que necesitas cuando sientes vergüenza?

Atreverse a arriesgar exige autoestima. La vergüenza envía monstruos para llenar nuestra mente de mensajes completamente nocivos que tenemos que derribar. Somos tan duros con los demás como lo somos con nosotros mismos, por eso la estrategia es la empatía.

El arsenal de la vulnerabilidad

Las tres formas de protegerse son lo que la autora llama el “arsenal común de la vulnerabilidad”. En primer lugar, temer la dicha; en la cultura de la escasez profunda, donde no nos sentimos nunca a salvo, ni tenemos certezas o nos sentimos seguros, la dicha puede parecernos un montaje.

No queremos que el dolor nos ataque por sorpresa, así que practicamos lo peor o no nos apartamos nunca de la decepción que hemos elegido para sabotear nuestra dicha. El antídoto ante este temor es la gratitud; practícala, ejercítala. Es la forma que tenemos de reconocer que hay suficiente y que somos suficiente.

En segundo lugar, encontramos el perfeccionismo. Tendemos a creer que hacerlo todo perfecto nos librará de sentir vergüenza. El perfeccionismo no es el camino que nos conduce a nuestros dones y a nuestro propósito; es el desvío accidentado. No es lo mismo que esforzarse por conseguir la excelencia.

El perfeccionismo es un acto defensivo y es autodestructivo, simplemente porque la perfección no existe. Si queremos librarnos de él, empecemos con la resiliencia a la vergüenza, la compasión hacia uno mismo y la aceptación de nuestras historias personales.

Como tercera forma de protegerse encontramos anestesiarse. Somos una sociedad que se ha creído la idea de que si estás lo suficientemente ocupado, no te alcanzará la realidad de tu vida.

La vergüenza invade a las personas que experimentamos ansiedad porque no solo tenemos miedo y somos incapaces de manejar esta sensación en un mundo cada vez más exigente, sino porque, al final, la ansiedad se agrava y se vuelve insoportable por la creencia de que si fuéramos distintos, podríamos con todo.

Luego aparecerá la desconexión. Sentirse desconectado puede ser normal en la vida y en las relaciones, pero cuando se combina con la vergüenza de creer que estamos desconectados porque no merecemos estar conectados, provoca un dolor que queremos anestesiar.

La necesidad imperiosa de escapar del aislamiento y del miedo puede abarcar toda una gama de reacciones, desde anestesiarse hasta la adicción, la depresión, autolesionarse, los trastornos alimentarios, el acoso, la violencia y el suicidio.

El antídoto es simple: aprender a percibir realmente tus propios sentimientos, estar atento a las conductas anestésicas y aprender a ceder al malestar de las emociones difíciles; traspasarlo con coraje, no huir.

Eliminar la línea divisoria de la desconexión

La desconexión es la causa subyacente de la mayoría de los problemas que la autora ve en las familias, centros educativos, comunidades e instituciones. Nos desconectamos para protegernos de la vulnerabilidad, de la vergüenza, de sentirnos perdidos y sin propósito.

También nos desconectamos cuando sentimos que las personas que nos guían no viven de acuerdo con su contrato social. La política es un claro aunque doloroso ejemplo de desconexión por incumplimiento del contrato social.

La religión es otro ejemplo de este tipo de desconexión. En primer lugar, la desconexión se suele producir porque los líderes no predican con el ejemplo. En segundo lugar, muchas veces necesitamos desesperadamente la certeza; es la respuesta del ser humano al miedo.

Aunque no creamos intencionadamente culturas desconectadas, muchas veces esto sucede porque el aislamiento comienza cuando intentamos dar algo que no hemos aprendido ni ejercitado previamente. Quiénes somos es infinitamente más importante que lo que sabemos o lo que queremos ser.

A la distancia que existe entre los valores que practicamos (lo que realmente estamos haciendo, pensando y sintiendo) y nuestros valores aspiracionales (lo que queremos hacer, pensar y sentir) Brené la llama “la división de la desconexión”.

Cuando los valores que practicamos están en conflicto con las expectativas que tenemos en nuestra cultura, la desconexión es inevitable.

Salvar distancias nos exige aceptar nuestra propia vulnerabilidad y cultivar la resiliencia a la vergüenza. No hemos de ser perfectos, basta con que estemos conectados y nos comprometamos a actuar de acuerdo con nuestros valores.

Compromiso negativo

Cuando el líder está utilizando la vergüenza como instrumento de dirección (el bullying, las críticas delante de los compañeros, las reprimendas públicas o los sistemas de recompensa que humillan intencionadamente a las personas), hemos de aprender a aceptar la vulnerabilidad, y a reconocer y combatir la vergüenza.

Las conversaciones sinceras sobre la vulnerabilidad y la vergüenza se ven negativas, y a eso la autora lo llama “compromiso negativo”. Si no hablamos con las personas a las que estamos dirigiendo sobre sus aptitudes y sus oportunidades de crecimiento, empiezan a cuestionarse su contribución y su compromiso.

Una cultura que se atreve a arriesgarse es una cultura de feedback sincero, constructivo y comprometido.

Las mejores estrategias para crear instituciones resistentes a la vergüenza son:

  • Apoyar a los líderes que están dispuestos a arriesgarse, promover conversaciones sinceras sobre la vergüenza y cultivar culturas empresariales resistentes a la vergüenza.
  • Facilitar la búsqueda consciente de dónde puede estar actuando la vergüenza dentro de una organización, y descubrir de qué modo puede estar infiltrándose entre nuestros alumnos o compañeros de trabajo.
  • Normalizar es una estrategia fundamental para la resistencia a la vergüenza. Los líderes y directivos deben cultivar el compromiso de ayudar a sus subordinados a saber qué pueden esperar.
  • Formar a todos los empleados en saber diferenciar entre vergüenza y culpa, y enseñarles a dar y recibir feedback de una forma que promueva el crecimiento y el compromiso.

Crianza genuina

Como padres, tenemos grandes oportunidades para ayudar a nuestros hijos a que entiendan, disfruten y aprecien su naturaleza, y para enseñarles a tener resiliencia ante los implacables mensajes culturales del “nunca es suficiente”.

Aunque a veces la vulnerabilidad de la crianza pueda ser aterradora, no podemos permitirnos protegernos contra ella o alejarla de nuestra vida, es nuestro recurso más valioso y fértil para enseñar y cultivar la conexión, el sentido y el amor. Atrevámonos a ser los adultos que queremos que sean nuestros hijos.

Si queremos que nuestros hijos se amen y se acepten a sí mismos tal como son, nosotros hemos de amarnos y aceptarnos tal como somos.

Para los padres, esto significa reconocer que no podemos dar a nuestros hijos lo que no tenemos y que, por lo tanto, hemos de permitirles compartir nuestro viaje de crecimiento, cambio y aprendizaje.

Debemos admitir nuestra propia armadura y ser un ejemplo para nuestros hijos sobre cómo quitarla, ser vulnerables, dar la cara, y dejarnos ver y ser conocidos. Honrar a nuestros hijos continuando nuestro propio viaje hacia la genuinidad.

Es necesario criar con la actitud de “suficiente”, en lugar de hacerlo con la de la escasez. Salvar distancias y practicar los valores que queremos enseñar. Y por último, atrevernos a arriesgar, posiblemente con más empeño de lo que lo hemos hecho antes.

Notas finales

“El poder de ser vulnerable” es un libro que analiza cómo quitarnos las máscaras y armaduras para descubrir y mostrar nuestra esencia. La autora propone herramientas para elevar la autoestima y lograr una aceptación profunda de nuestro ser.

Consejo de 12min

En el microlibro basado en el bestseller Quiérete, ¡y mucho!”, de Marc Reklau, podrás encontrar herramientas para inspirarte a alcanzar tu máximo potencial, y realizar cambios reales y sostenibles en tu vida. Recibe esta invitación a actuar sin temor a la crítica interna ni externa, y a tomar las riendas de tu destino.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Licenciada en trabajo social, es profesora de investigación en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Houston. Oradora reconocida en Estados Unidos, ha recibido numerosos premios en el área de la enseñanza. Prestigiosas cadenas de te... (Lea mas)