×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

3197 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

El obstáculo es el camino - reseña crítica

El obstáculo es el camino Reseña crítica
Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: The Obstacle Is the Way: The Timeless Art of Turning Trials into Triumph

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9786075278346

Editorial: OCEANO

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Este libro no ofrece soluciones irreales o inalcanzables. Se trata de tres pasos para poder ver los problemas que tenemos en la vida con un enfoque más optimista. De esta forma, seremos capaces de animarnos a enfrentar nuestros temores para ir en busca de nuestros objetivos. ¡Aprendamos más sobre percepción, acción y voluntad!

Primera parte: Percepción

Ante todo, Ryan Holiday considera importante definir qué es la percepción: “Es la forma en que vemos y entendemos lo que sucede a nuestro alrededor, y lo que decidimos que esos hechos significarán”, afirma el autor. “Nuestras percepciones pueden ser una fuente de fortaleza o de gran debilidad”, aclara.

Librarnos de las malas percepciones, saber discernir entre señales confiables y engañosas, y eliminar prejuicios y temores requiere esfuerzo. Pero vale la pena, porque luego quedará la verdad.

Holiday habla sobre la disciplina de la percepción, que “permite ver con claridad la ventaja y curso de acción correcto en toda situación, sin la pestilencia del pánico o el temor”.

El magnate John D. Rockefeller es un ejemplo de esto: su vida estuvo llena de infortunios que para cualquier persona hubiesen significado el final. Sin embargo, tomó cada acontecimiento negativo como una oportunidad hasta construir una fortuna sideral.

“Bien visto, todo lo que sucede —sea un colapso económico o una tragedia personal— es una posibilidad de avanzar, así se trate de una circunstancia imprevista”, añade el autor.

En este sentido, existen algunas cosas que debemos tener en cuenta cuando estamos ante una dificultad que parece insalvable:

  • Reconoce tu fuerza: para Holiday, fuera de nosotros no hay bien ni mal. Lo que existe es la percepción. También hay sucesos, “y la historia que nos contamos a nosotros mismos sobre su significado”. Tenemos el poder de ir cambiándola.
  • Calma tus nervios: no existe razón para alterarse, porque siempre hay una salida, una escapatoria o un contragolpe ante las situaciones que tenemos delante. Allí conviven las ideas de desafío y aceptación.
  • Controla tus emociones: la incertidumbre y el miedo se mitigan con la autoridad. “La capacitación es autoridad”, tal como señala el autor. Esto se basa en que los seres humanos derrotamos a las emociones con la lógica.
  • Practica la objetividad: “Es mejor ver las cosas como son de verdad, no como aquello en lo que las hemos convertido en nuestra mente”. Siendo objetivos, desterramos nuestra percepción de lo que estemos diciendo, pensando o haciendo.
  • Cambia de perspectiva: Holiday comenta que es crucial diferenciar una perspectiva correcta de una incorrecta. “La forma en que interpretamos los hechos de nuestra vida, nuestra perspectiva, es el marco de nuestra respuesta próxima”.
  • ¿Depende de ti?: lo importante es centrarse en las cosas que realmente podemos cambiar. ¿Cuáles son?:
    • Nuestras emociones.
    • Nuestros juicios.
    • Nuestra creatividad.
    • Nuestra actitud.
    • Nuestra perspectiva.
    • Nuestros deseos.
    • Nuestras decisiones.
    • Nuestra determinación.
  • Vive el presente: cuanto más rápido aceptemos que vivimos en el presente, más fácil será arremeter contra el obstáculo que tengamos enfrente y seguir progresando. De nada vale preocuparse por el pasado o por el futuro.
  • Piensa de otro modo: las percepciones que tenemos determinan la realidad misma, o sea, lo que somos y no somos capaces de hacer. Si creemos más en el obstáculo que en la meta, la traba será la vencedora.
  • Busca la oportunidad: aquí, el problema son las ideas preconcebidas. Son las que no nos dejan ver las ocasiones que podemos aprovechar y nos muestran solo el obstáculo. Se trata de “ver más allá de lo negativo, de su mal aspecto, para llegar a su corolario: lo positivo”.
  • Prepárate para actuar: un acontecimiento malo no es lo peor que te puede suceder, sino más bien “el hecho y el que pierdas la cabeza”. Así, tendrás dos problemas en vez de uno. Si ya logras ver el mundo tal como es, llegó el momento de pasar a la acción.

De esta forma, serás capaz de ver una oportunidad en lugar de un obstáculo. Así empieza este proceso.

Segunda parte: Acción

Holiday define a la acción como un lugar común. Pero esto no sucede en el caso de las acciones correctas.

“Como disciplina, no bastará con cualquier tipo de acción, sino con la acción dirigida. Todo debe hacerse en beneficio del conjunto”, interpreta.

Ante una sucesión de acontecimientos nocivos o dolorosos, muchos explotan o, incluso peor, se paralizan y no hacen nada. Nada de esto hace que la situación mejore. Así que solo queda actuar.

Holiday añade que “olvidamos que en la vida no importa lo que nos ocurre ni de dónde venimos. Lo que importa es qué hacemos con lo que nos ocurre y con lo que hemos recibido. Y la única forma en que harás algo espectacular es si usas todo eso en tu beneficio”.

Esto no significa que no podamos tomar una pausa para descansar y decir “esto me ahoga”. La clave está en no detenerse demasiado y en no olvidar que hay que regresar a trabajar.

Según cuenta el autor, no estamos en condiciones de escondernos o de escapar porque tenemos que hacer algo específico. Nadie nos va a salvar, por lo que si queremos conseguir lo que tenemos en mente, debemos enfrentar nuestros problemas con las acciones correctas:

  • Avanza: lo importante es dar un paso más. Si realmente quieres tomar impulso en tu vida, tendrás que moverte hacia delante a pesar de que las condiciones actuales no sean de tu agrado o no te sientas preparado.
  • Practica la persistencia: si ya estás atacando un obstáculo, no está permitido que te rindas. Ni siquiera dejes que esa idea ingrese en tu cabeza. Holiday sugiere considerar esta mentalidad:
    • Nunca apresurado.
    • Nunca preocupado.
    • Jamás desesperado.
    • Nunca detenido antes de tiempo.
  • Repite: “Nuestra capacidad para probar, probar y probar está inextricablemente vinculada con nuestra capacidad y tolerancia para fallar, fallar y fallar”, dice el autor. Así veremos que el fracaso nos muestra cuál no es el camino. Por eso debemos repetir, fallar y mejorar.
  • Sigue el proceso: Holiday asegura que se aplica el mismo método para perseguir el éxito que para esquivar una tragedia. “No pienses en el final; piensa en sobrevivir”, continúa el autor, mientras señala que el proceso nos da orden y controla nuestras percepciones.
  • Haz tu trabajo y hazlo bien: estemos ante el obstáculo que estemos, siempre debemos responder de la siguiente forma:
    • Trabajo intenso.
    • Honestidad.
    • El mayor auxilio posible a los demás.
  • Lo correcto es lo que funciona: tenemos que pensar en el progreso en lugar de perseguir la perfección. Para eso, debemos combinar un pensamiento ambicioso, enérgico y con ideales, con uno práctico. De esta forma, los obstáculos se desmoronan.
  • Elogio del ataque lateral: en este caso, “la forma más efectiva no siempre es la más impresionante”. Si actúas como un estratega, verás que no tiene sentido perder el tiempo en batallas motivadas por el ego.
  • Usa los obstáculos contra sí mismos: en ocasiones, puede ser útil dejar el obstáculo tal como está en vez de intentar modificarlo. “Podemos emplear en nuestro beneficio las cosas que nos bloquean, permitir que hagan el trabajo difícil por nosotros”.
  • Canaliza tu energía: la eficacia se consigue con una suma entre la soltura física y el rigor mental. “Es un poder que vuelve locos a nuestros contendientes y competidores”, afirma Holiday.
  • Pasa a la ofensiva: para el autor, las grandes personas son grandes por destacarse en momentos complicados. Las ordinarias, en cambio, huyen de esas situaciones.
  • Prepárate para que nada funcione: “en toda situación, lo que obstruye nuestro camino nos ofrece en realidad un nuevo camino con una nueva parte de nosotros”, señala Holiday. En otras palabras, los problemas nos dan la oportunidad de esforzarnos más.

Tercera parte: Voluntad

“La voluntad es nuestro poder interior, el cual no puede verse afectado nunca por el mundo exterior. Es nuestra última carta de triunfo”, define Holiday.

En ocasiones, la lucidez y la acción no son suficientes para batir las adversidades. Sucede que algunos obstáculos se escapan de nuestro alcance.

“Desde luego que intentamos hacerlo, porque eso podría suceder. Pero deberíamos estar preparados para que no sea así”, explica el autor. “Y debemos ser capaces de encontrar un gran propósito en ese sufrimiento y de manejarlo con firmeza y tolerancia”.

Ahí aparece la voluntad, que es la disciplina del corazón y el espíritu. Siempre la controlamos por completo.

Nos da fuerza para soportar, contextualizar y otorgar significado a los obstáculos que no podemos vencer. De esta forma, nos beneficiamos de algo que en un principio no nos garantizaba ganancia alguna.

Al mismo tiempo, la voluntad nos prepara para adaptarnos a un mundo completamente impredecible. Además, nos protege, y nos ayuda a prosperar y a ser felices pese a todo.

La voluntad “es lo que nos permite mantenernos imperturbables mientras otros se acobardan y ceden al desorden. Seguros, tranquilos, listos para trabajar en cualesquiera condiciones”, completa Holiday.

Las siguientes lecciones son las más difíciles de incorporar, pero son fundamentales para encontrar algún beneficio en la desgracia:

  • Construye tu ciudadela interior: si tomas el camino de menor resistencia, tendrás un maestro terrible. Las cosas o situaciones malas van a aparecer tarde o temprano en tu vida, son inevitables. Cuando sucedan, tendrás que responder. Lo mejor es estar preparado.
  • Previsión (pensar negativamente): para el autor, lo peor que puede suceder no es algo que salga mal, sino que algo salga mal y nos tome desprevenidos. Si sucede un fracaso inesperado, nos desalentaremos. Por eso es bueno ensayar en la mente qué hacer si ocurre algún inconveniente.
  • El arte de la aquiescencia: Holiday sostiene que:
    • Eres lo bastante robusto y resistente para manejar cualquier cosa que ocurra.
    • Hay ocasiones donde no podrás hacer nada para cambiar las cosas. Por lo tanto, evita castigarte.
    • Persigues algo tan grande en un horizonte temporal tan amplio que lo que tengas que aceptar no deja de ser un accidente insignificante en el trayecto hacia tu meta.
  • Ama lo que ocurre (amor fati): “Si algo tiene que suceder, amor fati (el amor al destino) es la respuesta”, señala el autor. No debemos perder tiempo contemplando el pasado, sino que tenemos que poner todos nuestros esfuerzos en mirar hacia el frente con una sonrisa.
  • Perseverancia: lo único que puede detener a la perseverancia es la muerte. En este sentido, el autor añade que no controlamos casi nada en la vida, solo a nosotros mismos, y eso es suficiente.
  • Algo más grande que tú: si piensas en los demás, todo lo que te entorpece o molesta puede transformarse en una fuente de fortaleza. Al ayudar al resto, no tendrás tiempo de pensar en tu propio sufrimiento. Apuesta por la compasión y la camaradería.
  • Medita sobre tu mortalidad: la muerte es el obstáculo más universal, además de ser el único inevitable. Pero, a su sombra, priorizar se convierte en un acto más sencillo. Le asigna a cada cosa el lugar y la perspectiva que corresponde.
  • Prepárate para comenzar de nuevo: el mensaje de Holiday resume, de cierta manera, este ciclo: “Cuanto más logres, más cosas se interpondrán en tu camino. Siempre habrá más obstáculos, desafíos más grandes. Siempre lucharás cuesta arriba. Acostúmbrate a eso y adiéstrate en consecuencia”.

Notas finales

Todos atravesamos dificultades, problemas y conflictos en algún momento de nuestras vidas, y, como sostiene Ryan Holiday a lo largo de su libro, esto es inevitable. En “El obstáculo es el camino”, el autor muestra cómo podemos afrontarlos con otra mirada para poder alcanzar nuestras metas y superar nuestros miedos.

Lo mejor es estar preparados para enfrentarlos. Y eso se logra cambiando nuestra percepción, pasando a la acción y teniendo voluntad para seguir. Porque los inconvenientes continuarán apareciendo.

Consejo de 12min

¿Interesado en superar adversidades y aprender historia al mismo tiempo? Ve por “La bailarina de Auschwitz”, de la superviviente Edith Eger.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Abandonó la universidad a los 19 años para estudiar con el escritor Robert Greene. Desarrolló una exitosa carrera ligada al marketing y fundó la a... (Lea mas)