×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

2602 lecturas ·  4.4 calificación promedio ·  81 calificaciones

El inversor inteligente - reseña crítica

El inversor inteligente Reseña crítica
Inversiones y finanzas

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: The intelligent Investor: The Definitive Book on Value Investing. A Book of Practical Counsel.

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 0060555661

Editorial: Deusto

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Benjamin Graham enseñó e inspiró a innumerables personas alrededor del mundo. Desarrolló conceptos novedosos que ayudaron a los inversores a no cometer errores.

El autor enseña cómo utilizar las herramientas de análisis adecuadas y a maximizar tu oportunidad de tener grandes beneficios. ¿Quieres aprender a tomar buenas decisiones de inversión y a seguir los principios desarrollados por Graham? ¡Empecemos!

Especulación e inversión

El primer paso para ser un inversor inteligente es entender la diferencia entre inversión y especulación. El primer concepto garantiza que tu dinero inicial, es decir, la cantidad sobre la cual los intereses inciden, esté a salvo y genere retornos adecuados. 

Un inversor con experiencia debe estar dispuesto a llevar a casa los beneficios adecuados y justos. Cualquier cosa diferente de eso es especulación. Además, debe considerar ventajosa la seguridad de su dinero.

Muchas personas cometen errores eligiendo sus inversiones basadas en el historial del mercado de acciones. Estos presumen, de manera errada, que lo que sucedió en el pasado, se repetirá en el futuro. 

Por ejemplo, ven que la acción “A” arrancó y alcanzó su precio más bajo en el año 2000 y un año después subió a la posición número uno del mercado. No obstante, esa caída y aumento subsecuente puede haber sucedido por diversos motivos. No existe ninguna base de que el mismo escenario se repetirá.

Las proyecciones no son infalibles. En realidad, en muchos casos, acciones sorprendentes tuvieron crecimientos fenomenales en el mercado. Igualmente, un número incontable de inversiones “seguras” desaparecieron después de que los gurús del mercado previeron subidas de precio. 

Uno de los puntos clave es saber que no existe ninguna acción que permita que dejes de realizar tus tareas. Acepta consejos de personas con experiencia, escucha especialistas del mercado y lee blogs y libros sobre grandes ideas de inversiones.

Es necesario que evalúes si los puntos de vista de los especialistas son aplicables a tu caso. Tú eres el único que sabe exactamente cuáles son tus objetivos.

Ten en mente que debe haber alguna correlación entre el precio que pagas por una inversión y el valor real. 

El ejemplo a continuación clarificará el significado de esto. Imagina que se vende una moneda rara de plata y te preguntas si debes comprarla. Para determinar si la oferta tiene sentido, necesitas considerar el valor intrínseco del metal y la demanda del mercado de coleccionistas. 

También necesitas hacer previsiones, tan precisas como sean posibles, de si en un futuro podrás vender la moneda por un precio mayor al actual. Pensar estas cuestiones te impedirá que compres una mercancía por un valor demasiado alto.

El impacto de la inflación

Debes determinar si la valorización de las inversiones realmente vale la pena o si la inflación perjudicará tus ganancias futuras. Para asegurarte de que su impacto en tus acciones sea minimizado, debes considerar invertir en activos que crezcan más que ella. Por ejemplo, un inmueble puede ser una buena opción, ya que seguramente aumente su precio.

Puede también ser una buena estrategia adquirir productos protegidos, también llamados en inglés Treasury Inflation Protected Securities. Las TIPS tienen una madurez determinada. Cuando se llega a ella, se paga el dinero al inversor, tras realizar los ajustes de inflación o deflación durante el período.

Graham identifica dos tipos de inversores: el defensivo y el emprendedor.

La primera clase se enfoca en evitar grandes pérdidas y está dispuesta a invertir y esperar. No quieren complicaciones y se contentan con retornos bajos con tal de mantener el riesgo al mínimo. Por otro lado, los emprendedores buscan los mayores beneficios y están dispuestos a poner en riesgo su dinero para alcanzarlos.

¿Qué tipo de inversor eres? 

Si eres defensivo, debes elegir a dedo tus acciones para que te traigan un retorno adecuado, sin peligros. Tu objetivo principal debe ser proteger tus inversiones y no maximizar tus retornos. Para mantener el riesgo a un nivel razonable, debes diversificar, para que el riesgo se distribuya.

La cuestión es que el desempeño general de tu portafolio de inversiones continúe positivo. Entonces, ¿cómo diversificar? Elige alrededor de 10 a 30 acciones diferentes. Selecciona entre las más vendidas y conservadoras del mercado. Además, estas deben poseer un historial de pago de dividendos consistente.

Las acciones en alta deben ser evitadas, ya que presentan alto riesgo y debes también enfocarte en invertir sumas bajas y ganar retornos proporcionales. 

El curso puede ser lento con esta estrategia, pero esto encaja en tu perfil y garantiza que, a largo plazo, tengas buenos resultados.

Por otro lado, la ventaja de ser un inversor emprendedor es que estás dispuesto a invertir más tiempo y energía en el proceso. Esto significa que tendrás más oportunidades para hacer buenas inversiones. 

Es muy importante que entiendas tus objetivos. Para alcanzar tu meta, compra cuando el mercado esté cayendo y los precios sean bajos. Vende en la situación contraria.

Otra táctica es comprar acciones en crecimiento de compañías que están en desuso. No obstante, debes tener certeza de que el precio de las acciones es menor que su valor intrínseco. 

Verifica el valor histórico de las acciones y el promedio de la proporción P/G (precio por ganancia) durante muchos años. Así, te asegurarás que tienes una buena compra en tus manos.

Una de las oportunidades que debes explorar es buscar e identificar startups que sean atractivas para las grandes corporaciones.

Algunos negocios a evitar

Los títulos convertibles deben ser abordados con precaución o evitarse. Su característica especial es que pueden tener un valor definido que ganas cuando el período del título expira. También pueden ser convertidos en un número específico de acciones de la compañía, a un precio preestablecido. 

Si las acciones de la compañía están subiendo, entonces querrás convertir el título, en caso contrario, querrás recibir el valor definido por él.

Es crítico verificar si el precio de emisión tiene sentido dentro del tipo de compañía y de sus expectativas de crecimiento. Por ejemplo, puedes pensar en invertir en títulos convertibles ofrecidos por una compañía de tecnología. Aunque su precio de emisión sea relativamente alto, merece la pena porque hay una expectativa estable de crecimiento.

Jason Zweig aconseja que, cuando vayas a comprarlos, pienses en ellos como acciones muy estables. La verdad es que los convertibles proporcionan ganancias menores y riesgos mayores que otros tipos de títulos. 

De acuerdo con Benjamin Graham, el secreto de la buena inversión es construir un margen de seguridad. Esto denota la diferencia entre el precio de la acción y su valor fundamental.

Otras inversiones

Colocar tu dinero en fondos mutuales es una buena forma de aprovechar los beneficios de la diversificación. Así, dejas a los especialistas escoger las mejores acciones para que inviertas. Si esta es tu preferencia, entonces ten en mente los siguientes consejos.

Para evitar correr el riesgo de perder tu dinero, ten en claro los cuatro peores escenarios: 

  1. Una empresa gigante e inestable que tiene acciones extremadamente sobrevaloradas.
  2. Un conglomerado que quiere construir un imperio.
  3. Una pequeña firma que asume el control de una firma mucho más grande.
  4. Una Oferta Pública Inicial (IPO) que posee valor intrínseco de cero.

Jason Zweig aconseja a los futuros inversores a estudiar el historial financiero de las compañías que sufrieron desastres conocidos. Por ejemplo, Lucent, un gigante de telecomunicaciones, se hundió después de la adquisición de Chromatis.

Las fluctuaciones del mercado

Benjamin Graham usa una simple parábola para explicar cómo un inversor inteligente no debe nunca depender de las proyecciones. Es imposible decir qué sucederá con completa decisión.

Así, pide que imagines que tienes una empresa junto al Sr. Mercado. Ahora, tu socio quiere comprar tu parte en el negocio y todos los días te ofrece una cantidad de dinero. Como él es un tipo sentimental, su precio puede ser mucho más alto o bajo que el valor fundamental de las acciones. Depende de ti esperar hasta que el precio sea justo para poder vender.

Con esta historia, además, se aprende que tomar decisiones basadas en emociones es la clave para el desastre. Lo que debes hacer es esperar que el precio de la acción sea más bajo que su valor intrínseco, dándote un margen de seguridad suficiente. 

Mantén las emociones lejos y desarrolla un abordaje disciplinado para invertir. Eso te ayudará a disminuir tus ganas de vender o comprar cuando el mercado esté oscilando.

Muchos inversores principiantes dependen de consultores financieros, a pesar de que sus tasas exceden el 1% de los activos invertidos. Algunos de ellos exhiben su conocimiento, jactándose sobre cómo usan análisis y técnicas para conseguir excelentes retornos anuales, que exceden el 10%.

Debes estar atento. Si decides contratar sus servicios, necesitas familiarizarte con el tipo de activos que adquieren.

Invertir en acciones

Seguir ciegamente al mercado, a un especialista o a un consultor financiero puede llevarte a resultados desastrosos. No obstante, como un inversor principiante, puedes no saber exactamente cuáles factores tomar en cuenta al evaluar una acción. Aquí están seis aspectos que pueden ayudarte a decidir si vale la pena o no:

  1. Las perspectivas a largo plazo de la compañía
  2. Finanzas sólidas
  3. Buena gestión
  4. Estructura de capital sólido
  5. Historial de pago de buenos dividendos
  6. La tasa de dividendos ofrecida en el momento

Para evaluar correctamente una acción, debes comenzar determinando su desempeño pasado. Puedes, entonces, hacer estimaciones futuras de la acción y ajustar el valor para que eso se refleje en el nuevo precio. 

Es importante basar tus análisis en los resultados a largo plazo, porque las evaluaciones hechas a corto plazo no ofrecen el mismo grado de precisión.

El valor intrínseco de las acciones

La empresa Emery Air Freight comenzó su andadura en 1958, con beneficios líquidos de $570.000 dólares. De alguna manera sorprendente, sobrevivió al peor momento de los servicios de pasajeros domésticos de la aviación en los años setenta. Además, continuó creciendo en términos de precio y acciones.

No obstante, ¿esa historia de éxito significa que existe un patrón de crecimiento que se repite continuamente? Probablemente no, porque es necesario considerar otras cuestiones: el aumento de la competencia en la industria, la subida del precio del combustible, etc.

Existen muchos elementos que tienen el potencial de disminuir el crecimiento acelerado de Emery. Un inversor inteligente considerará esas posibilidades. Evaluará el valor intrínseco de las acciones y las perspectivas de crecimiento para determinar si el precio actual es justo. 

Además, se demostró que hacer evaluaciones emocionales es una fórmula para el desastre Así como pensar que porque en el pasado las acciones de una empresa crecieron meteóricamente, estas seguirán creciendo en el futuro.

Otro punto a ser considerado es que ser influenciado por especialistas, gurús o por el propio comportamiento del mercado, puede entorpecer los resultados. El inversor inteligente tiene en cuenta tanto las actividades del mercado como la opinión de especialistas, pero estos no constituyen la base de sus decisiones.

Notas finales

El libro de Benjamin Graham da al inversor principiante una visión sobre los factores que debe observar. Además, señala que riesgos y beneficios no andan lado a lado.

El inversor inteligente debe estar satisfecho con los retornos adecuados y mantener el peligro bajo control. Así, su capital de inversión no desaparecerá.

Además, tiene que evaluar acciones para verificar su valor intrínseco y determinar si el precio que debe pagar permite un margen de seguridad adecuado.

Consejo de 12min

¿Te gustó este microlibro? ¿Te interesa el mundo de las inversiones? ¡Entonces sigue aprendiendo con “Los secretos de la mente millonaria”! Su autor, T. Harv Eker muestra un modelo que permite a las personas reprogramarse para ganar más dinero.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es para muchos el padre de la inversión en valor. Dictó clases en la Escuela de Negocios de Columbia y tuvo entre sus discípulos... (Lea mas)