×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

2543 lecturas ·  4.1 calificación promedio ·  157 calificaciones

El efecto Checklist - reseña crítica

El efecto Checklist Reseña crítica
Productividad y gestión del tiempo

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: The Checklist Manifesto - How to Get Things Right

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 0805091742

Editorial: Antoni Bosch Editor S.A.

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

¿Quién no ha hecho alguna lista para organizarse? El autor Atul Gawande muestra cómo una tarea tan simple, como la elaboración de una checklist, puede ahorrarnos tiempo y dinero. ¡Además, nos cuenta cómo hacerlo de una manera simple y directa! 

Si quieres aprender a optimizar tus tareas y evitar errores comunes e innecesarios, ¡ven a escuchar este libro con nosotros!

La complejidad en el mundo

Los cuidados médicos modernos son un buen ejemplo de cómo las áreas profesionales especializadas se desarrollaron recientemente con la revolución de la información. Actualmente, los médicos están cada vez más formados y especializados, pero esto trae muchas consecuencias.

La gente está tan ocupada en ser especialistas en algo, que olvidan los problemas básicos. La medicina en el siglo XXI es impresionante. Las vidas de pacientes que hace algunos años hubieran enfrentado una muerte segura son salvadas todos los días. Pese a todo eso, un número sorprendente de personas todavía mueren por algunos errores humanos.

La Organización Mundial de la Salud estima que existen más de 13 mil enfermedades, síndromes y lesiones diferentes. Para casi todas ellas, la ciencia ofrece medios para ayudar, ya sea curando la enfermedad o reduciendo el mal y la miseria que produce.

El problema es que para cada situación, el tratamiento puede cambiar. El médico tiene cerca de 6000 medicinas y cerca de 4000 procedimientos médicos y quirúrgicos para escoger. Ese número es demasiado alto, incluso para alguien que se ha capacitado durante años.

Además, las áreas se han ido especializando, subdividiéndose más y más. Por ejemplo, antes existían médicos responsables por la anestesia que lidiaban con el control del dolor y con la estabilidad de los pacientes durante las operaciones. Hoy existen anestesistas pediatras, cardíacos, obstetras y muchos otros.

A inicios del siglo XX, se podía recibir una licencia para practicar medicina si tenías un diploma de educación media y de medicina de un año. 

Al final del siglo XX, necesitabas un diploma universitario, un título médico de cuatro años y una formación práctica de residencia adicional en un área específica (pediatría, cirugía, neurología, entre otras). Sin embargo, hoy en día, incluso este nivel de preparación es inadecuado.

La mayoría de los médicos hacen otros cursos adicionales de uno o dos años. En definitiva, no empiezan a practicar de forma independiente hasta tener más de 30 años.

Los ambientes complejos

Actualmente, muchas industrias presentan un aumento de complejidad, un ejemplo de ello es, nuevamente, la industria médica. 

Por otro lado, gran parte de lo que los diseñadores, gerentes financieros, bomberos, policías y médicos hacen hoy en día es muy complejo. La solución es integrar el uso sistemático de checklists en las operaciones diarias. Los especialistas normalmente necesitan lidiar con dos grandes dificultades:

  1. La memoria humana puede fallar bajo presión. Cuando estás haciendo una torta, por ejemplo, puedes distraerte con el teléfono y olvidar algún ingrediente importante. Cuando tienes un paciente vomitando y un miembro de la familia quiere saber lo que está pasando, puedes olvidarte de revisar el pulso del paciente.
  2. Es fácil olvidar algunos pasos, porque la mayoría de las veces no son críticos. Puedes pensar que para los últimos 50 pacientes que trataste, medir sus signos vitales no fue tan importante. Y puede que esto sea verdad. Sin embargo, un día, puede que se produzca un problema que podía haber sido evitado siguiendo algunos procedimientos de rutina.

Las checklists ofrecen protección contra estas dos dificultades. Permiten establecer los pasos mínimos de forma explícita para poder verificarlos. Así, incentivan una disciplina que puede aumentar el desempeño. Además, garantizan que la gente aplique sus conocimientos y especialidades de la manera correcta.

Las checklists

La mayoría de las personas cree que las listas solo funcionan en situaciones repetitivas y de rutina, pero eso no es verdad. 

Piensa en el ejemplo de lo que sucedió cuando el huracán Katrina llegó a Nueva Orleans en el 2005. En cuestión de horas, las líneas telefónicas de la ciudad, las torres eléctricas y de celulares cayeron, impidiendo la comunicación. Al mismo tiempo, los diques que protegían a la ciudad se derrumbaron.

Un agente de la Agencia Federal de Administración de Emergencia consiguió un helicóptero para volar alrededor de Nueva Orleans y reportó la inundación. Diversas personas estaban atrapadas en los tejados y muchos cuerpos estaban flotando en el agua. 

Este miembro de la AFAE mandó un informe de urgencia por e-mail porque ningún otro medio de comunicación funcionaba. El único problema era que sus compañeros no usaban e-mail. Así, la Agencia no fue alertada de la emergencia hasta que aparecieron las imágenes en la TV. 

Para entonces, el 80% de la ciudad estaba inundada. Durante días, los gobiernos federal, estatal y local debatían sobre cómo se debería reaccionar, mientras que la situación en tierra continuaba deteriorándose.

En contraste, Walmart tenía 126 tiendas cerradas en la región de Nueva Orleans. El CEO Lee Scott le dijo a todos: “Esta empresa responderá al nivel de este desastre. Tomen la mejor decisión que puedan con la información que está disponible, y sobre todo, hagan lo correcto”. 

En 48 horas, 20 mil trabajadores de Walmart y sus familias se pusieron a ayudar a la gente de Nueva Orleans. Actuando por cuenta propia, los gerentes de Walmart empezaron a distribuir pañales, agua, y hielo para los residentes afectados por la inundación. 

La moraleja de esta historia no es la idea de que el sector privado es mejor que el público cuando lidia con situaciones complejas. La verdadera lección fue que, en situaciones de alta complejidad, una cadena de decisiones centralizada no funciona. 

En vez de eso, tendrás mejores resultados si recoges en una lista las acciones que deben realizarse. Las checklists funcionan muy bien en situaciones complejas. Además, sirven para coordinar las actividades de equipos diferentes, de manera rápida y concisa.

La medicina

Las listas pueden parecer un concepto demasiado simple para un mundo complejo, pero es evidente que funcionan. Si las utilizas puedes sacar las tareas obvias de tu mente, para que logres enfocarte en las cosas difíciles. 

En 2001 Peter Pronovost, un especialista en cuidados intensivos del Hospital Johns Hopkins, se quedó sorprendido por la incidencia de infecciones en su área. Entonces, escribió los pasos que debían realizarse para evitar estos problemas. Eran ideas simples, sin embargo, muchos médicos tenían tanta prisa que las ignoraban. 

Con esa información, Pronovost convenció a la administración del hospital a autorizar que las enfermeras impidan que los médicos ignoren algún paso de la checklist. Un año después, se analizaron los resultados del experimento y los resultados fueron sorprendentes. La tasa de infecciones cayó del 11% a casi el 0%.

Calcularon que, en el hospital, esa simple lista había prevenido 43 infecciones y ocho muertes. Además, había supuesto un ahorro de dos millones de dólares en costos, en un periodo de 15 meses.

No obstante, cuando los especialistas de Johns Hopkins empezaron a viajar por el país para mostrar los resultados, pocas personas demostraron interés en adoptar su idea. Por suerte, esto está cambiando poco a poco gracias a la ayuda de gobiernos estatales y grandes empresas de servicios de salud.

La aviación

Para los especialistas que usan listas, un buen ejemplo de su efectividad es la industria de aviación comercial. La generación actual de pilotos comerciales poseen guías de bolsillo con innumerables checklists. Incluyen desde cuestiones de operaciones de aviación diarias, hasta situaciones de emergencia inimaginables. 

El 17 de enero de 2008, un vuelo de British Airways se aproximaba a Londres después de 11 horas de viaje. De repente, ambos motores fallaron a 200 metros de altura y a casi tres kilómetros de distancia del aeropuerto. 

Mientras el avión aterrizaba, las ruedas se desmoronaron y el tren de aterrizaje principal se salió de lugar y penetró en el compartimiento de los pasajeros. Eso hizo que se derramaran más de 1.400 litros de gasolina. Sin embargo, no hubo ninguna explosión y los 152 pasajeros lograron desembarcar sanos y salvos.

Los investigadores examinaron todo el avión para intentar determinar lo que causó el accidente. Revisaron los motores, el sistema de combustible y desmontaron el avión pieza a pieza.

No encontraron defectos, fallos o problemas. Finalmente, después de meses observando los datos, desarrollaron una teoría sobre que el modo de vuelo seguido por el avión podría haber causado el accidente. 

Siempre que un motor pierde potencia, el primer instinto del piloto es intentar acelerar más para aumentar el impulso. Si existen cristales de hielo en la línea de combustible, acelerar el motor solo empeorará la situación. 

Los investigadores determinaron que si los pilotos hubiesen dejado el motor ocioso por un tiempo, el flujo de combustible se habría reducido. Así, el calor interno del avión habría derretido el hielo en segundos, permitiendo la recuperación del motor.

Como resultado, en 2008 la Administración Federal de Aviación emitió un documento detallando los nuevos procedimientos. Este indicaba los pasos a seguir para impedir que el hielo se acumule en los vuelos polares, así como para recuperar un motor en caso de fallos por congelamiento. 

Exigieron que el documento se introdujera en la enseñanza de los procedimientos de vuelo. En las dos semanas siguientes, Boeing simplificó el documento y creó checklists para los pilotos. Así, todas las compañías aéreas empezaron a usar este documento en 30 días. 

Semejante velocidad de respuesta solo fue posible gracias a la facilidad de implementación de la lista.

El mercado financiero

Las checklists pueden parecer interesantes para la aviación comercial y para la medicina, pero no para el mundo de los negocios, ¿verdad? 

Considera el mundo de las finanzas en el que existe una gran presión para comprar acciones. ¿Qué tipo de ítems serían incluidos en una lista de inversiones? Un inversor desarrolló su lista analizando cada inversión que Warren Buffet ha realizado e incluyó puntos como:

  • ¿Analizaste las presentaciones financieras de los últimos 10 años de la empresa?
  • ¿Investigaste todos los riesgos y pasivos de la empresa?
  • ¿Examinaste el pasado del equipo de gestión?
  • ¿Conoces a los competidores de la empresa?
  • ¿Consideraste el futuro del mercado en el cual la empresa está actuando?
  • ¿Observaste si los trabajadores están vendiendo sus acciones de la empresa?
  • ¿Analizaste si el flujo de caja y los costos concuerdan con los datos informados?

Usando estos puntos, los inversores expertos descubrieron que son capaces de abordar sus actividades de inversión de forma más eficiente y exitosa.

Creando soluciones con las checklists

En enero de 2007, la Organización Mundial de la Salud hizo una reunión de dos días en su sede en Suiza. Su objetivo era considerar cómo reducir las complicaciones de más de 230 millones de operaciones conducidas todos los años alrededor del mundo.

En vez de publicar un documento oficial con estándares oficiales para el cuidado quirúrgico, se decidieron por el desarrollo de una checklist de cirugía segura:

  • Siete chequeos antes de la anestesia: confirmar la identidad del paciente, su consentimiento, el lugar de la cirugía, sus alergias, y la disponibilidad de sangre y el equipo adecuado.
  • Siete chequeos después de la anestesia y antes de la incisión: asegurarse de que todos los miembros del equipo se conocen. Además, comprobar que el paciente y el procedimiento es el correcto. Tampoco se puede olvidar qué antibióticos fueron suministrados o si las imágenes de radiología están disponibles. Por último, es fundamental que todos sepan lo que va a suceder durante la operación.
  • Cinco chequeos finales antes de que el paciente salga de la operación: si todos los instrumentos están presentes. Así como los planes y preocupaciones para la recuperación del paciente.

Esta checklist de cirugía segura fue utilizada en ocho hospitales alrededor del mundo, desde la primavera de 2008. Los resultados fueron sorprendentes: las complicaciones de cirugía cayeron un 36%, las muertes un 47% y la cantidad de infecciones se redujo a la mitad.

Cuando los resultados del estudio fueron publicados en enero de 2009, muchas personas se interesaron por la checklist. Más de 12 países se comprometieron públicamente a implementarla en sus hospitales.

Notas finales

El aumento de la complejidad es una tendencia actual del mercado. Con ella es cada vez más difícil para el ser humano memorizar sin errores sus tareas diarias. Por eso, las checklists sirven para ayudar a los profesionales de diversas áreas.

No importa en el ámbito que trabajes, una lista funciona tanto en tareas de rutina como en las más inesperadas. ¡Empieza ahora mismo a elaborar la tuya!

Consejo de 12min

Si te gusta ser organizado para no dejar nada al azar y ser dueño de tu propia vida, escucha “El gran plan”. Con este microlibro aprenderás una estrategia simple para conseguir el éxito.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Se crio en una familia de médicos. Sus padres emigraron de la India hacia los Estados Unidos siendo doctores, por lo que heredó su vocación. Actualmente es cirujano, además de au... (Lea mas)