×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

1290 lecturas ·  3.8 calificación promedio ·  34 calificaciones

El Despertar de Una Nueva Conciencia - reseña crítica

El Despertar de Una Nueva Conciencia Reseña crítica
Espiritualidad y mindfulness

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Opening the Eye of New Awareness

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 978-8532637727

Editorial: Independently published

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Este es un excelente libro para aquellos que quieran entrar en contacto con los principios del budismo tibetano. En esta obra, los fundamentos del pensamiento budista son presentados de manera introductoria y muy bien catalogada. El Dalái lama elaboró ​​un material para aquellos que no podrían leer los grandes textos de la tradición budista. ¡Vamos a sumergirnos en este sumario del conocimiento budista!

La necesidad de la práctica religiosa

El Dalái lama abre el capítulo con una reflexión sobre nuestro mundo de productos químicos y armamentos. Mientras la cultura material externa se desarrolla y se expande, la actitud interna y la atención plena se dejan de lado.

Estas cualidades, sin embargo, pueden ser alcanzadas a partir de la práctica del pensamiento y de la meditación. Parte del principio de que todos los seres son iguales en el sentido de desear la felicidad en lugar del sufrimiento.

Para establecer las causas que originan la felicidad, el hombre necesita el apoyo de la religión. Aquí resulta importante la práctica religiosa. La capacidad de aliviar el sufrimiento físico y mental es mucho mayor para aquellos que comprenden el significado de la religión.

En tanto que para soportar mentalmente una enfermedad, se debe tener en cuenta el carácter cíclico del sufrimiento y saber aceptarlo. Al tomar conciencia, el poder del pensamiento interno será capaz de aliviar los dolores y sufrimientos de la enfermedad física.

Las personas que no entienden la esencia de la práctica religiosa están sujetas a buscar felicidad en la acumulación de riquezas.

Renacimiento

Este líder espiritual también habla sobre el renacimiento al contar sobre vidas futuras. Deja bien claro que su pensamiento parte del principio de que el cuerpo está sujeto al control de la mente.

Sugiere que las personas que no comprenden la doctrina del renacimiento tienen la noción de que la mente depende exclusivamente del cuerpo. Otros piensan que la mente sería una calidad del cuerpo, o de la naturaleza de la formación del cuerpo.

Pero el cuerpo físico no es la causa substancial de la mente. La mente es una capacidad cognitiva y sensible. No es de la naturaleza del cuerpo. Ningún factor del cuerpo de los progenitores se convierte en la mente del descendiente.

Por el razonamiento, la mente de la vida anterior sería la causa sustancial de la mente de la vida presente. Los genes de los padres serían, de esa forma, sólo la causa sustancial física del cuerpo del niño.

El conocimiento de vidas pasadas y futuras surgirá solamente en aquellos que alcancen un alto nivel de estabilización meditativa. Esto es posible mediante el poder de la meditación religiosa. Así será posible cultivar una buena mente y prepararla mejor para las vidas futuras.

Las dos verdades

En este capítulo, el Dalái lama presenta las dos verdades. Son bases conceptuales necesarias para una buena comprensión. Son indispensables para alcanzar la liberación del ciclo de la existencia. Sin embargo, se manifiestan de manera aislada una de la otra.

Las “verdades últimas” poseen un objeto explícitamente encontrado por una conciencia racional. Ellas se dividen en dos: la ausencia del yo inherente en las personas y la ausencia del yo inherente en los fenómenos.

Éstas, a su vez, se dividen de nuevo en 4 vacuidades. La vacuidad de las cosas funcionales, la vacuidad de las cosas no funcionales, la vacuidad de la naturaleza y la vacuidad de una entidad. La vacuidad es la condición de lo que está vacío.

En cambio, las “verdades convencionales” poseen tres tipos de divisiones: los cinco agregados, las 12 fuentes y los 18 constituyentes.

Los cinco agregados:

  • Agregado de la forma
  • Agregado de la sensación
  • Agregado de la discriminación
  • Agregado del factor de composición
  • La conciencia

Mientras que las 12 fuentes son básicamente seis fuentes internas: las capacidades sensoriales de los ojos, oído, nariz, lengua, cuerpo y mente.

Y seis fuentes externas: la fuente de la forma, la fuente del sonido, la fuente del olor, la fuente del paladar, la fuente del objeto del tacto y la fuente de los fenómenos.

Por su parte, los 18 constituyentes están divididos en seis capacidades sensoriales (del ojo, oído, nariz, lengua, cuerpo y mente); seis constituyentes de la conciencia (conciencias de cada uno de los sensores); y los seis objetos observados (formas, sonidos, olores, paladares, objetos del tacto y otros fenómenos).

El propósito de delinear los fenómenos es hacerle adquirir a las personas la competencia para conseguir la liberación.

Tres colecciones de escrituras

Las tres colecciones de escrituras son textos sagrados que envuelven los Conjuntos de Discursos, la Disciplina y el Conocimiento Manifiesto. En ellas se encuentran las 84.000 colecciones de la doctrina budista.

Hay nueve razones para defender tres colecciones escriturales: tres razones en cuanto al objeto de abandono, tres razones en términos de los entrenamientos especiales y tres razones en términos de los objetos a ser conocidos.

En tanto que los entrenamientos proporcionados por las escrituras se enfocan en la ética, la estabilización meditativa y la sabiduría.

El primero es la base de todas las buenas cualidades y la quinta parte de las prácticas enseñadas por Buda. Sus principios de ética se diferencian de otras doctrinas porque directa e indirectamente benefician a todas las personas.

Por medio de las tres puertas, los caminos de acciones se realizan y se acumulan. El recorrido pasa por el abandono de las diez no virtudes:

  • Matar
  • Robar
  • Conducta sexual inapropiada
  • Mentir
  • Habla divisiva
  • Habla áspera
  • Habla sin sentido
  • Codicia
  • Intención perjudicial
  • Visión errónea

Por otro lado, la estabilización meditativa es el estado de la mente en el que permanece enfocada, sin distracción, en cualquier objeto virtuoso. Se debe cultivar la permanencia en la calma por medio del abandono de cinco imperfecciones:

  • La pereza, una falta de entusiasmo.
  • El olvido, la pérdida de la atención del propio objeto de observación.
  • Laxitud y excitación en el dominio de la mente.
  • No aplicación de los antídotos.
  • Aplicación equivocada de los antídotos, uso en exceso.

Además de abandonar las imperfecciones, se deben utilizar ocho antídotos: fe, aspiración, esfuerzo, flexibilidad, atención plena, introspección, intención de aplicación y dejar la mente tal como es.

El Dalái lama muestra una especie de guía de meditación para alcanzar la perfecta estabilización meditativa. Pasa por las nueve permanencias mentales, cómo éstas son alcanzadas por medio de los seis poderes y cómo se incluyen en los cuatro compromisos mentales.

Las nueve permanencias mentales:

  • Establecer la mente
  • Establecimiento continuo
  • Re-establecimiento
  • Íntimo establecimiento
  • Disciplinar
  • Apaciguar
  • Apaciguar completamente
  • Volver unidireccional
  • Establecer en equilibrio

Los seis poderes:

  • El poder de oír
  • El poder de pensar
  • El poder de la atención plena
  • El poder de la penetración
  • El poder del esfuerzo
  • El poder de la familiaridad

Los cuatro compromisos mentales:

  • Compromiso forzado
  • Compromiso interrumpido
  • Compromiso ininterrumpido
  • Compromiso sin esfuerzo

A partir del momento en que se alcanza la permanencia en la calma, plenamente calificada, la persona alcanza absorciones meditativas de nivel superior.

Por último, la sabiduría es la discriminación de los fenómenos a través de la investigación y el análisis. Debe cultivarse plenamente y puede dividirse en tres tipos:

  • La sabiduría que comprende lo fundamental.
  • La sabiduría que comprende convencionalidades.
  • La sabiduría que comprende cómo conseguir el bienestar presente y futuro de los bienes sensibles.

También se resalta la importancia de la sabiduría que comprende la “ausencia inherente del yo” frente a las demás sabidurías.

La práctica de estos tres entrenamientos puede llevar a las personas a los caminos del Pequeño Vehículo o del Gran Vehículo.

Los caminos del Pequeño Vehículo

Según explica el Dalái lama, hay cinco caminos que conducen a las personas al estado de un oyente: acumulación, preparación, visión, meditación y “no aprender más”.

Se inicia el camino de la acumulación cuando la mente se aleja del estado de sufrimiento causado por la existencia cíclica.

En el camino de la preparación, la persona alcanzará gradualmente la sabiduría de la meditación que observa la naturaleza esencial.

Mientras que la visión correcta de la naturaleza esencial destruirá completamente las 112 aflicciones de los reinos del deseo, de la forma y de la no forma.

El gurú explica que se llega al camino de la meditación abandonando las grandes aflicciones. Esto puede suceder por un abandono gradual o simultáneo de estas. Ambos llevarán al camino del oyente donde no se aprende más.

Existen también los caminos de los Vehículos Menores, responsables de la iluminación de un realizador solitario, aquel que busca sólo su propia liberación, y no la de los demás.

Los caminos del Gran Vehículo

En esta oportunidad, el Dalái Lama narra que el Gran Vehículo tiene dos divisiones internas: el Vehículo de la Perfección y el Vehículo del Mantra Secreto.

El Vehículo de la Perfección posee cinco caminos semejantes a los del Vehículo Menor. El camino de la acumulación se alcanza al buscar el estado de iluminación budista. Aquí, la persona gana el nombre de Bodhisattva, un hijo del Conquistador (Buda).

Los Bodhisattvas pasan a recibir ilimitadas buenas cualidades en su avance, como la purificación de las malas acciones e infracciones. Adquieren la capacidad de la clarividencia, por medio de la cual pueden ir a tierras puras.

Al obtener la permanencia en la calma alcanzan, también, el camino de la preparación. Las manifestaciones claras de significado para la vacuidad se desarrollan en el interior de los Bodhisattva.

Producen la intención de enseñar la doctrina a los seres sensibles y adquieren palabras verdaderas que son capaces de pacificar daños e injurias. A continuación, en el camino de la visión, abandonan simultáneamente las 112 obstrucciones artificiales a la liberación y las 108 obstrucciones artificiales a la omnisciencia para alcanzar el camino de la meditación.

En ese momento, los sufrimientos del nacimiento, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte se dejan de lado. Alcanzando la estabilidad meditativa en ese momento, existirá sólo felicidad.

Por medio del Gran Vehículo, alcanzarán, a su vez, la iluminación budista con sus ilimitadas cualidades.

Mantra Secreto del Gran Vehículo

El llamado Vehículo Vajra del Mantra Secreto es muy superior al Vehículo de la Perfección. Sin embargo, el estado de iluminación budista -objetivo final- no difiere en términos de calidad o nivel, sólo en términos de caminos.

Tal como cuenta el líder espiritual, el Vehículo del Mantra posee un método vasto -el yoga de la deidad-, que es una causa inusual del cuerpo de la forma.

Mientras el Vehículo de la Perfección sólo permite alcanzar la iluminación budista en el transcurso de varias vidas, el del Mantra concede a una persona de facultades superiores, la capacidad de ser plenamente iluminada en el período de una sola vida.

El yoga de la deidad es el método insuperable de meditar, en un cuerpo común, la permanencia, los recursos y las actividades semejantes a un cuerpo en la forma de Buda, en su estado de realización.

Hay cuatro conjuntos de tantras, de acuerdo con los niveles de las facultades de los discípulos. Desde los inferiores a los supremos. Los detalles y sutilezas de sus puntos se enseñan en secreto, sólo para los discípulos maduros.

Los cuatro cuerpos resultantes de un Buda:

  • Cuerpo de la naturaleza
  • Cuerpo de la sabiduría y la verdad
  • Cuerpo de la completa fruición
  • Cuerpo de la emanación

Después de la descripción de los cuatro cuerpos resultantes, el Dalái lama explora las cualidades del cuerpo, del habla, de la mente y de las actividades de la naturaleza búdica.

Es por medio de estas cualidades que los budas conducen a los seres sensibles hacia caminos de iluminación y libertad.

Notas finales

El mundo occidental todavía conoce muy poco de la rica tradición budista.

Son innumerables las corrientes en diversas naciones buscando defender un significado de pureza y compasión.

Un alivio de las aflicciones existenciales a partir del poder de la meditación y de la práctica de la doctrina.

“El despertar de una nueva conciencia”, escrito por el mismísimo Dalái lama, es una guía práctica que sirve de estímulo al lector para buscar estudios más profundos.

Consejo de 12min

¿Te gustó conocer un poco más de la tradición del budismo tibetano? “Meditaciones por Marco Aurelio”, es una obra muy rica para seguir fomentando la reflexión. Encontrarás pensamientos sobre la existencia y sobre las aflicciones del hombre.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Dalái lama es como se conoce popularmente a la figura principal del budismo tibetano. Se trata de un maestro que ha logrado tener el control parcial o total en la muerte sobr... (Lea mas)