El cerebro del niño explicado a los padres - Reseña crítica - Álvaro Bilbao
×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

869 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

El cerebro del niño explicado a los padres - reseña crítica

El cerebro del niño explicado a los padres Reseña crítica
translation missing: es.categories_name.emotional-intelligence y Parentalidad

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788416429561

Editorial: Plataforma

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Este microlibro hará que la relación con tu hijo cambie. Se verá potenciada, evolucionará. ¿Por qué? Porque una vez que lo leas tendrás una visión completa de cómo funciona su cerebro, sobre qué debes hacer énfasis para que crezca de forma sana y de qué manera puedes ayudarlo. Es una guía fundamental para cualquier padre. ¿Qué estás esperando para comenzar?

Parte I: Fundamentos

Todo padre se enfrenta a cientos de dilemas durante el proceso de crianza de sus niños.

El doctor Álvaro Bilbao explica que estas cuestiones pueden ser más prácticas y determinadas, como optar entre regañar o ser paciente ante ciertas situaciones.

Sin embargo, también están las que son más amplias y filosóficas. En esta rama entra elegir a qué colegio mandarlos, por ejemplo.

Todas estas decisiones van a influir en cómo se desarrollan los cerebros de nuestros hijos.

El autor señala que lo más importante que hay que tener en cuenta son cuatro principios básicos.

A continuación, las máximas.

Tu hijo es como un árbol

Los seres humanos estamos diseñados con las capacidades necesarias para poder ser autónomos y felices por nuestros propios medios.

En realidad, sucede con todos los seres vivos. Tenemos una tendencia natural a crecer.

De todos modos, necesitamos una serie de condiciones mínimas e indispensables para poder hacerlo de la mejor forma posible.

El psicólogo Andrew Maslow propuso una pirámide de necesidades, yendo desde la base hasta la cima:

  1. Necesidades básicas
  2. Seguridad
  3. Amor y pertenencia
  4. Estima
  5. Autorrealización

Disfruto el momento

“Con los hijos, el tiempo pasa, y sólo pasa una vez. Lo que dejes de hacer ahora no volverá. Lo perderás para siempre”.

Así aprendió Bilbao. Esa frase le hizo cambiar su forma de ver la paternidad: tenía que disfrutarla y no padecerla.

Como el cerebro del niño está programado para aprender a través del juego, sentarse con él a entretenerse es una gran idea.

Te conectarás emocionalmente con él, al mismo tiempo que él aprende. Esto se da por la combinación del juego más el contacto físico con el padre o la madre, fundamental para un crecimiento sano.

El ABC del cerebro para padres

Para ayudar a tu hijo durante el proceso de crianza, primero hay que entender cómo funciona y de qué manera se desarrolla el cerebro.

Este es su ABC:

  • Conexión: el cerebro evoluciona a medida que las neuronas van generando conexiones; entonces, cada cosa que le enseñes a tu hijo quedará guardada en forma de conexión.
  • Razón e intuición: el hemisferio izquierdo tiene rasgos racionales y lógicos, mientras que el derecho tiene un carácter intuitivo, artístico y emocional.
  • Tres cerebros en uno: existen tres niveles, el cerebro reptiliano, el cerebro emocional y el cerebro racional.

Equilibrio

Para el doctor, el equilibrio es lo más importante a tener en cuenta a la hora de educar a nuestros hijos.

Habla sobre una correcta proporción entre el cerebro emocional con el racional.

Los padres siempre quieren que sus niños sean felices y que puedan valerse por sí mismos. No obstante, esto no es suficiente sólo con formación académica.

“La realidad es que la correlación entre inteligencia racional e inteligencia emocional es cero”, señala el autor.

Ambas son independientes porque están ubicadas en diferentes partes del cerebro.

En consecuencia, las personas felices son las que saben equilibrar los dos costados.

Parte II: Herramientas

Una de las capacidades distintivas de los seres humanos es la de poder diseñar y utilizar herramientas.

Las materiales, como el fuego o la rueda, o las intelectuales, como el lenguaje, han permitido que el hombre progrese en todo sentido.

Con el paso del tiempo, todas estas herramientas han ido progresando. Cada vez más nos ayudan a hacer fácil lo difícil.

Pero a la hora de educar a nuestros niños, ¿de qué herramientas disponemos? Bilbao nos presenta éstas:

Paciencia y comprensión

La relación entre padres e hijos empieza a tornarse más compleja luego de los 18 meses. Antes, las necesidades del niño son bastante básicas.

Pero a partir de ese tiempo surgen malentendidos entre las dos partes por lo que un niño puede hacer y lo que los padres creen que puede hacer.

“La tormenta perfecta”, como describe el autor, se da cuando suceden las rabietas de los niños y los padres se enfadan más que ellos.

En vez de enojarse, nosotros como padres deberíamos seguir estos pasos:

  • Explicarle
  • Darle tiempo
  • No alejarse
  • Utilizar la empatía
  • Ofrecerle nuestros brazos

Empatía

Muchas veces confundimos la empatía con la simpatía. Sin embargo, son dos cosas distintas.

La simpatía aparece cuando coincidimos en algo con nuestros hijos. En tanto que la empatía permite la discrepancia entre ambos, pero nosotros como padres entendemos esta diferencia.

“No lo dudes: cuando tus hijos te reclamen, escúchalos, porque es posiblemente lo más importante que podemos hacer como padres”, remarca el autor.

De esta manera le ofrecerás seguridad y autoestima a tu hijo.

Reforzar las normas y comportamientos positivos

Si bien la paciencia, la comprensión y la empatía son muy importantes a la hora de educar a un niño, no hay que olvidar ayudarlos a superar obstáculos y a entender a los demás y las reglas del juego.

Con lo anterior vimos cómo aumentar su autoestima, mientras que estos últimos tres aspectos permiten que nuestro hijo desarrolle su confianza.

Para acentuar los comportamientos positivos, Bilbao destaca que hay que mostrar buenos modales de actuación. Asimismo, reforzar las conductas positivas.

Alternativas al castigo

El psicólogo sostiene que el castigo no sirve. Aún peor, explica que trae más efectos contraproducentes que ventajas porque es poco pedagógico.

Por eso invita a poner en práctica estas alternativas:

  • Buscar opciones eficientes para no caer en una dinámica de malos comportamientos.
  • Establecer consecuencias claras.
  • Cambiar la perspectiva, enfocándote en la buena conducta.
  • Reparar las acciones de las conductas inapropiadas que haya tenido el niño.

Poner límites sin dramas

Generalmente, los padres suelen tener muchas dudas con respecto a esto.

Por lo tanto, Bilbao ofrece siete reglas para saber cómo llevarlos a cabo:

  • Pronto
  • Antes
  • Siempre
  • Consistentemente
  • Con tranquilidad
  • Con confianza
  • Con cariño

También cuenta que existen diferentes tipos de límites:

  • Límites inquebrantables
  • Límites importantes para el bienestar
  • Límites importantes para la convivencia

Comunicación

Según ha comprobado, el estilo de comunicación que más resultados da es el que “hace de la labor un trabajo en equipo, que pide colaboración”.

Esto hace que nuestros hijos se pongan en nuestro lugar y les ayuda a sentirse parte de la toma de decisiones.

Por eso, la comunicación cooperativa aparece como la opción con mayores probabilidades de éxito.

Parte III: Inteligencia emocional

El cerebro emocional del niño tiene un lugar preponderante en su vida. Por eso debemos entender sus emociones para poder ayudarlo a desarrollarse correctamente.

Contribuye en su bienestar, como así también en su capacidad para relacionarse y alcanzar metas.

Pero no queda sólo en la infancia. Está comprobado científicamente que el cerebro emocional tiene un papel clave en la vida adulta.

Sin embargo, no muchos son conscientes de que esa faceta del cerebro influye en todas las acciones de su vida.

A continuación, los componentes de la inteligencia emocional, los principios y las estrategias que te servirán para potenciar a tu hijo.

Vínculo

Si deseas que tu niño desarrolle de forma correcta su cerebro, necesitarás tener un vínculo positivo y seguro con él.

Esto es importante porque la confianza en sí mismo y en el mundo son los pilares para gozar de una buena inteligencia emocional.

Para esto, el autor recomienda:

  • Abrazarlo y besarlo con frecuencia
  • Pasar tiempo de calidad junto a él
  • Conversar de manera recíproca
  • No traicionar su confianza
  • Hacerlo sentir una persona valiosa

Confianza

“Si tienes confianza en ti mismo, ya has recorrido la mitad del camino”. Bilbao cita una frase de Roosevelt para dejar en claro que la confianza es uno de los mayores regalos que le puedes hacer a tu hijo.

Para darle confianza a tu niño, las sugerencias son:

  • No sobreprotegerlo, sino confiar en él.
  • Brindarle responsabilidades.
  • Valorar su esfuerzo, concentración o disfrute a la hora de realizar algo en vez de los resultados.

Crecer sin miedos

Ayudar a un niño a desarrollarse sin temores es relativamente sencillo, dice el autor.

Para eso es necesario hablar con él y escucharlo. Esto incluye ser comprensivo con sus sentimientos y el nivel de colaboración que le hace falta para afrontar sus miedos.

“Puedes optar por ser su compañero en la huida o su compañero en la valentía”, agrega Bilbao.

Asertividad

Otro regalo que le puedes dar a tu hijo es la asertividad. Con ella será capaz de expresar sus deseos, miedos e inquietudes sin problemas.

Deberías empezar ya a ser más asertivo con todo el mundo, pero en especial con tu hijo.

Siempre teniendo en cuenta sus derechos y haciéndolos valer:

  • Derecho a ser tratados con respeto y dignidad.
  • Derecho a tener y a expresar sus sentimientos y opiniones.
  • Derecho a juzgar sus necesidades, establecer sus prioridades y tomar sus propias decisiones.
  • Decir que “no” sin sentir culpa.
  • Derecho a pedir lo que quieran.
  • Derecho a decidir qué hacer con sus propiedades y su cuerpo, mientras que no se violen los derechos de los demás.
  • Derecho a equivocarse.
  • Derecho a tener éxito.
  • Derecho a descansar y aislarse.
  • Derecho a no ser asertivo.

De esta forma podrá defenderse y pedir ayuda siempre que la quiera.

Parte IV: Potenciar el cerebro intelectual

Como ya vimos, la clave del potencial del cerebro del niño está en la relación entre éste y sus padres.

“Para el cerebro humano no hay un estímulo más complejo que otro ser humano”, comenta el autor.

Por consiguiente, no hay que dejarse obnubilar por las aplicaciones o los elementos tecnológicos que prometen ayudar a nuestros hijos.

Alcanza teniendo en cuenta las siguientes seis áreas.

Atención

La atención es completa cuando es amplia, calmada y se sostiene hasta el final.

Por eso hay que evitar el contacto con las pantallas. Esto hará que el desarrollo de su atención sea normal.

Lo que te puede servir para llevarlo a cabo es:

  • Ayudarlo a estar concentrado
  • Llevar a cabo conversaciones donde no haya saltos
  • Realizar ejercicio físico
  • Crear una atmósfera adecuada

Memoria

Si un niño tiene buena memoria, disfruta dos veces: cuando aprende y cuando recuerda.

Además sabe resolver problemas por sí mismo y toma las mejores decisiones posibles.

Puedes potenciarla con estos consejos:

  • Conversar ordenadamente acerca del pasado.
  • Rememorar detalles, anécdotas o experiencias que él no se acuerde.
  • Repasar al final del día las experiencias más significativas.
  • Sacar rédito de su tendencia natural a recordar lo positivo, sin dejar de prestarle atención a lo negativo.

Lenguaje

Para que a nuestros hijos les vaya bien en la escuela y en la vida en general, es necesario que domine el lenguaje.

A la larga, esto servirá para que desarrolle un amor por la lectura. Así tendrá un camino seguro para “asomar en el mundo” y hacer evolucionar su inteligencia.

Más sugerencias:

  • Hablar y ampliarle el vocabulario.
  • Corregirlo sin hacer énfasis en sus fallos.
  • Dedicar todos los días un rato a la lectura.

Inteligencia visual

A través de la percepción empezamos a interpretar el mundo y lo que se produce en él.

El objetivo aquí es que tu hijo comprenda las relaciones espaciales. Y la mejor manera de hacerlo es jugando.

Estas son las ventajas de gozar de una buena capacidad de razonamiento visual:

  • Dibujar y escribir mejor.
  • Dominar las matemáticas.
  • Interpretar las expresiones de los demás.
  • Desarrollar un pensamiento intuitivo.

Autocontrol

“El autocontrol es la capacidad de saber dominar la frustración, de postergar la satisfacción y de aprender a ordenar nuestras acciones para conseguir metas”. Esa es la definición que brinda Bilbao.

Si estableces límites claros y creas momentos donde tu hijo pueda disfrutar sin reglas, harás que:

  • Tolere la frustración.
  • Ejercite su paciencia.
  • Planifique cómo solucionar un problema.
  • Piense en el futuro.

Creatividad

Si bien muchas veces es desestimada, la creatividad es una herramienta muy importante para las personas.

El autor señala que “la imaginación de tu hijo puede llevarlo a cualquier parte que se proponga” y por eso debes ayudarle a mantenerla:

  • Controla el tiempo programado y el que pasa delante de la TV, el celular o la computadora.
  • Dale tiempo para que se aburra y explore su imaginación.
  • Refuerza su actitud creativa.

Notas finales

El doctor Álvaro Bilbao ofrece un montón de consejos, pautas y soluciones a los problemas que pueden presentarse a la hora de criar a tus hijos.

Como dice el título del libro, “El cerebro del niño explicado a los padres” hace énfasis en la mente y su desarrollo.

Pero más allá de todas las sugerencias que da, deja una conclusión muy importante: un buen padre no se ata a un texto, sea este u otro. Sino que sabe identificar qué le sucede a su hijo en cada momento y actúa en consecuencia.

Esto se logra luego de entender cómo funciona el cerebro y de conocer qué herramientas disponen para educarlo.

También teniendo en cuenta la inteligencia emocional y realizando actividades que potencien su evolución.

Consejo de 12min

¿Te interesó la temática? “El cerebro del niño”, escrito por Tina Payne Bryson y Daniel J. Siegel, puede ayudarte a mejorar el potencial de tus niños en el día a día. Brinda estrategias para desarrollar su mente.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

El doctor Álvaro Bilbao es un formador, conferenciante y escritor que ha desarrollado cursos online en más de 80 países. Se describe a sí mismo como “resolutivo, divulgador, neuropsicólogo, pero sobre todo… p... (Lea mas)