×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

2281 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

El arte eficaz de no tomarte nada personal - reseña crítica

El arte eficaz de no tomarte nada personal Reseña crítica
Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: LIEDUCAR

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Hay veces en las que resulta difícil no sentirnos condicionados por opiniones o actos ajenos, y esto nos debilita emocional y espiritualmente, impidiéndonos llegar a la mejor versión de nosotros mismos. Este libro te ayudará a encontrarte en paz con todo lo que eres para dejar atrás todos esos sentimientos que te impiden ser feliz.

¡Anímate a descubrir todo lo que puedes hacer cuando aprendes a quererte a ti mismo sin juzgarte!

Con un propósito

Desde pequeños, vivimos experiencias que marcan nuestra forma de pensar, nuestras creencias, y algunos hábitos que nos acompañarán durante toda la vida. Una de esas creencias, muy común entre las personas, es la que tiene que ver con el sentimiento de que algo nos falta y que debemos hacer lo posible para ser perfectos.

Ese sentimiento de falta es una trampa que jamás podrá ser satisfecha y que nos sumerge en una búsqueda sin fin de algo que llene ese sentimiento de imperfección.

Debes estar seguro de que, seas quien seas, no existe nada a tu alrededor que se compare contigo. Aunque haya personas que quieran convencerte de que no hay ningún propósito especial en tu existencia, debes saber que están equivocadas.

Todo lo que hizo Dios fue hecho con un propósito. Así que acepta que fuiste creado con un propósito especial, con todo lo que te gusta y lo que no te gusta de ti. Mucha de la depresión, ansiedad, miedo o timidez se desvanece en el momento en que te aceptas y dejas de pensar que algo te falta.

Es fundamental que decidas aceptar lo que ves en ti y puedas reconocer tu valor personal, independientemente de lo que haya pasado, lo que esté sucediendo o lo que acontezca en un futuro. De este modo, también sabrás valorarte sin importar lo que alguien elija pensar acerca de ti.

Cuando aprecias lo que eres, no hay poder, opinión ni crítica alguna capaz de hacerte dudar de cómo te sientes acerca de ti.

La vida es mucho mejor si te gustas a ti mismo. Si te gusta lo que eres, todo incluido. La vida es mucho más amable cuando muestras tu autenticidad. Es la autenticidad lo que atrae a la gente correcta y aleja a aquellos que, por distintos motivos, no tienen que seguir a tu lado, y eso está bien.

Cuando no te gusta ser quien eres, estás todo el tiempo a la defensiva y tratas de ocultar lo que no te gusta o tus errores, por temor a lo que piensen o digan los demás. Esto es, en parte, una de las razones por las cuales llegamos a tomar todo personal.

Es tiempo de que te observes y de que mires aquello que no te gusta y que creas que los demás podrían juzgar. Eso mismo es lo que debes tomar como parte de ti para sentirte orgulloso, porque es algo significativo que está ahí por alguna razón, aunque aún no la comprendas.

No hay mayor paz que estar bien contigo mismo. Y, cuando esto sucede, tu entorno lo nota también, porque percibe tu sensación de libertad interior.

No hay magia que hacer

Es cierto que lo que dicen o hacen otras personas puede doler, pero duele porque tú no te das permiso para existir, porque te sientes inadecuado. Lo que las otras personas hacen es reflejar lo que tú percibes de ti mismo, y por eso te lo tomas personal.

Si te afecta la opinión ajena, significa que hay algo de ti mismo que estás juzgando repetidamente.

Este problema ocurre porque la gente quiere construir su autoestima con base en sus logros. Entonces, necesita ciertos logros para ganar autoestima, para generar otros logros. Y ante el fracaso esa autoestima desaparece.

Tu valor no radica en los logros, metas y triunfos. No tienes que pasar tu vida comparando tus resultados con los de otras personas; eso no te dará ningún tipo de satisfacción personal y, además, no llenarás ese sentimiento de insuficiencia.

No hay nada que debas hacer más que aceptar que no necesitas nada más que quererte a ti mismo. Está bien que tengas metas, pero estas no te definen en este preciso momento de tu vida.

No importa lo que tienes o lo que has hecho, lo importante es que te quieras sin importar nada más que quien eres ahora. Esta es la clave para vivir feliz, sin importar las circunstancias.

Cuando sabes quién eres, no necesitas llegar a ningún lado ni demostrarle nada a nadie. Aquí radica otra barrera que no te permite ser auténtico: la barrera de la aprobación. Una vez más, al saber quién eres, dejas de querer agradar a todo el mundo, de tratar de ajustarte a sus moldes para buscar aceptación y evitar molestias.

Romper el hechizo

El Dr. Miguel Ruiz enseña que las palabras son como hechizos y que cada persona vive como hechizada debido a que acepta frases, creencias y símbolos del lenguaje como si fueran ciertos. Así es como, muchas veces, no cuestionamos nada de lo que hay en nuestra mente y lo tomamos como si fuera verdad absoluta.

Cuando estás acostumbrado a tragarte y aceptar el veneno de los demás es cuando te tomas todo de manera personal, y esto te debilita. La verdad es que las personas lanzan sus hechizos, pero uno es el que elige aceptarlos o no.

El Dr. Ruiz propone una técnica para lidiar con el malestar que amenaza con invadirnos cada vez que alguien nos dice algo hiriente. Se trata de hacerte una sencilla pregunta: Si pudieras intercambiar roles con esta persona, ¿lo harías? Una sola pregunta puede darte la oportunidad de liberarte de la carga de la opinión y crítica ajenas.

¿Por qué sucede esto? En principio, al hacerte la pregunta sobre cambiar papeles, lo primero que haces es dejar de pensar en ti y comienzas a pensar en la otra persona. Piensas en cómo sería ser esa persona con todas sus circunstancias y esto te abre a la posibilidad de sentir empatía por ella.

Por otro lado, empiezas a sentirte cómodo en tus zapatos. Te das cuenta de que fuiste tú mismo quien ha sobrellevado sus propios problemas y quien maneja los conflictos que tratas de resolver diariamente. Esto hará que sientas orgullo personal, ese tipo de orgullo que te lleva a ser tu mejor versión, sin compararte con nadie más.

El experimento

Busca lápiz y papel. Escribe uno a uno los nombres de aquellas personas que en el pasado te han mentido, traicionado, ofendido o de alguna forma lastimado. Ten en cuenta aquellos aspectos del pasado que aún no has podido perdonar y que te hacen sentir mal cada vez que piensas en ellos.

Luego, pronuncia en voz alta uno a uno los nombres de la lista y también di lo que cada una de esas personas ha hecho, en qué te han ofendido o lastimado. Acto seguido, procede a hacerte la pregunta: “Si pudiera cambiar papeles con (el nombre de la persona), ¿lo haría?”.

Al comenzar a analizar las posibles razones por las cuales cada persona podría haber actuado como lo hizo, comenzarás a sentir empatía y esto hará que dejes de tomarte personal lo que sea que esa persona haya hecho.

Es posible que, al pensar en aquellos que te han ofendido, no conozcas en detalle sus razones para actuar de ese modo. Es entendible, pero este ejercicio conseguirá ayudarte independientemente de que las razones que pienses sean reales o no.

Aunque no conozcas con certeza el pasado de algunas de las personas de tu lista, puedes intentar mencionar algunas razones por las que creas que podrían haber hecho lo que hicieron. Hazlo hasta que la empatía te encuentre y dejes de sentir que las acciones de otras personas tuvieron que ver contigo.

A partir de que puedas empatizar con otra gente y perdonarla, podrás soltar los sentimientos negativos, como el rencor y el resentimiento, que solo llenan de desdicha tu vida.

Al aprender a dejar de tomarte todo personal, podrás dejar de aceptar todo lo que pasa por tu cabeza. Quienes te critiquen ya no podrán afectarte, sin importar lo que digan.

Permítete ser tu mejor versión en este momento, sin importar lo que pase mañana; solo existe el hoy. Rompe con toda expectativa hacia tu persona, no porque haya algún problema con las metas, sino porque es importante que destierres la comparación permanente que te genera esa sensación de falta. Sé feliz siendo quien eres y sé feliz ahora.

Dejar ser

Existen varias claves para sentirte feliz y traer bienestar a tu vida, pero una de las que más dicha y tranquilidad brindan es: “Dejar ser”. No vuelvas a negar nada de tu pasado ni te enojes contigo mismo. Debes permitirte tu derecho a existir y a “ser” humano.

Permítete ser y deja de criticar o juzgar. Esto te liberará, a ti y, al mismo tiempo, a los demás. “Dejar ser” es un aspecto que denota gran madurez emocional y espiritual. Ya no buscarás negar el ayer, ni desearás que fuera distinto.

También te ayudará comprender que la gente actúa basándose en sus propias razones y esto no tiene absolutamente nada que ver contigo. Las personas tienden a actuar y ser como son independientemente de ti. Por eso, la próxima vez que alguien hable, diga o haga algo que pueda herirte, entiende que están actuando bajo sus propias creencias.

La vida es sumamente frágil y nadie tiene garantizado el mañana. Si tienes un problema con alguien, es mejor solucionarlo hoy mismo. No cargues con rencores y dolores del pasado, ni permitas que eso te impida hacer lo que quieras hacer hoy.

¿Piensas dejar para mañana lo que quieres hacer hoy? Abraza a tus seres queridos hoy y diles cuánto los amas, manda esos mensajes y correos, haz esa llamada que sabes que es necesario hacer. ¿De qué sirven el orgullo o tener razón si no te ayudan a sentirte en paz contigo?

Vivir feliz y agradecido implica liberarte de aquello que te impide serlo. Es necesario despojarse de lo que no es constructivo para tu bienestar. El odio, el rencor, el resentimiento, la culpa y el temor son cosas que no caben en un corazón lleno de amor.

Todo es un proceso. Debes estar dispuesto a vivir el tuyo propio.

Notas finales

Una vez que aprendes a ver quién eres y puedes quererte más allá de todo lo que te haya pasado o de lo que hayas conseguido, podrás fortalecer tu autoestima independientemente de lo que los demás opinen de ti. Con este libro, aprende cómo hacerlo.

Consejo de 12min

El microlibro basado en El poder del pensamiento positivo, de Norman Vincent Peale, te brindará más herramientas para lograr una vida plena y llena de bienestar.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es un escritor especializado en temas de liderazgo, ventas, comunicación y desarrollo personal. Además ha conducido distintos... (Lea mas)