×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

1226 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Educar con inteligencia emocional - reseña crítica

Educar con inteligencia emocional Reseña crítica
translation missing: es.categories_name.emotional-intelligence y Parentalidad

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781412914819

Editorial: DEBOLS!LLO

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

¿Quieres que tu hijo sea emocionalmente inteligente? ¿Quieres evitar las frustraciones y los problemas familiares? En “Educar con inteligencia emocional” encontrarás muchísimos consejos para lograr que tu hogar sea armonioso y que tus hijos tengan menos estrés y  crezcan seguros de sí mismos. ¡Anímate a cambiar la vida de tu familia y la de tus hijos con estos simples, pero efectivos consejos!

Principios de la inteligencia emocional

“Trata a tus hijos como te gustaría que los traten los demás”.

Una educación emocionalmente inteligente basada en esta regla ayudará a generar más paz y menos estrés, a restablecer el equilibrio y a no sentirnos frustrados.

La responsabilidad de ayudar a los niños a crecer para ser emocionalmente inteligentes recae sobre los padres.

Requiere que los ayudemos a desarrollar un concepto de sí mismos fuerte y positivo, con autoconfianza, autodisciplina, dotes de inteligencia social y emocional, y sentido de la responsabilidad para respaldarlo.

Esta regla contiene cinco principios fundamentales que sirven de objetivos para padres e hijos.

  1. Sé consciente de tus propios sentimientos y de los de los demás: cuando somos capaces de reconocer nuestros diferentes sentimientos, nuestra posibilidad de controlarlos es mucho mayor.
  2. Muestra empatía y comprende los puntos de vista de los demás: Cuanto mejor conozcas tus propios sentimientos mejor podrás conocer los de otros.
  3. Haz frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta.
  4. Plantéate objetivos positivos y traza planes para alcanzarlos.
  5. Utiliza las dotes sociales positivas a la hora de manejar tus relaciones.

Estos objetivos te ayudarán a tener una familia armoniosa.

Cómo crear una familia afectuosa y capaz de compartir y resolver problemas

Algunas actividades que pueden llevar a cabo para lograrlo son:

  1. Establecer un lema familiar, que ayuda a animar a las familias y se puede utilizar como guía para la conducta y las opciones cotidianas.
  2. Hacer una declaración de objetivos, útil para mantenernos enfocados y encontrar un entorno de comprensión.
  3. El tiempo que la familia pueda compartir para expresar cómo se sienten, hablar de los sucesos importantes, etc., también será de utilidad.
  4. Un diario familiar es otra forma de compartir.
  5. Buscar formas de comunicación con las que los hijos estén habituados, como correos electrónicos.
  6. Hacer tratos.
  7. El sentido del humor siempre ayuda.
  8. Una caja con fichas con consignas afectivas como “un abrazo a mamá” puede generar mucha afectividad en la familia.
  9. Adaptar tareas domésticas a la música o dotar de vida estas tareas genera otro tipo de ambiente dentro del hogar.

Cómo hacer para que el niño piense

Debemos lograr que los niños piensen por sí mismos. Nuestra tarea es hacer que sean independientes a la hora de resolver sus propios problemas y que se comporten de acuerdo a las pautas morales.

Si quieres que tus niños NO piensen, sigue los siguientes consejos

  1. Diles exactamente lo que piensas. 
  2. Evalúa sus ideas como “buenas” o “malas”. 
  3. Ofréceles consejos de tu propia niñez (“Cuando yo tenía tu edad…”). 
  4. Muestra seriedad en todo momento.
  5. “Haz lo que yo diga, no lo que yo haga”.
  6. No demuestres que no entiendes algo o que te has equivocado.

La clave es sermonear menos y escuchar más. 

Los principios rectores de la inteligencia emocional son:  

  1. Servir de modelo, lo que permitirá que el niño aprenda a base de observar.
  2. Poner en práctica en el mundo real las aptitudes adquiridas. No basta con inculcarlas.
  3. Parafrasear, lo que ayudará a que la otra persona se sienta reconocida y comprendida. 

Las siguientes técnicas de interrogatorio también ayudarán a la inteligencia emocional

  1. Esforzarse para formular preguntas abiertas (que no los limite) más a menudo. 
  2. Hacer que los niños piensen más profundamente a partir de la regla de las dos preguntas en la que a una pregunta debe seguirle otra.
  3. Aparentar confusión y hacer un montón de preguntas evitará la confrontación y no desafiará directamente las afirmaciones de los niños.

Autodominio y mejora personal

Muchos padres utilizan “técnicas corrientes de disciplina” como gritar, dar una paliza, amenazar, sermonear, etc.

Existen técnicas básicas que son mucho más efectivas para los niños. Queremos que hagas hincapié en el aspecto educativo de las estrategias de crianza.

Las siguientes estrategias son herramientas para inculcar respeto, responsabilidad, autodirección y conciencia de uno mismo.

  1. Los progenitores deberán darles a los niños atención positiva (y no negativa como sermonear o gritar). Esto se alcanza prestando atención positiva a las conductas apropiadas y retirando o reduciendo la atención negativa a las conductas inapropiadas (aunque inofensivas). ¡Utiliza activamente la atención positiva o el elogio! Los niños tendrán conductas que aumenten la atención del progenitor hacia ellos.
  2. Un modo de ayudar a los niños a desarrollar nuevas aptitudes es observarlos de cerca y proporcionarles retroinformación sobre su conducta. La motivación material (recompensa) es lo opuesto a lo que queremos lograr. En lo que estamos interesados es en la motivación intrínseca, que radica en hacer algo a causa de la sensación satisfactoria que nos produce hacerlo.
  3. Siempre existen consecuencias para nuestros actos, positivas o negativas, previsibles o no. Es importante que los niños aprendan a ser conscientes de las consecuencias de sus actos y acepten las responsabilidades.
  4. ¡Calma! Esta es una palabra bien conocida que, si se la utiliza correctamente, funciona a la perfección. Es un medio para promover el autodominio. No puedes calmar a tus hijos; son ellos quienes deben calmarse por sí mismos.

Cómo lograr que el niño sea menos impulsivo y aumente su autocontrol y sus aptitudes sociales

Controlar la intensidad de sus sentimientos, utilizar el autocontrol y mostrar firmeza para comunicarse es fundamental para obtener éxito en la escuela, en el ámbito familiar, en el amistoso y en el laboral.

Los niños necesitan ser capaces de enfrentar constructivamente sus inseguridades, miedos y excitaciones. Queremos que nuestros niños puedan encarar determinadas situaciones de forma crítica, de modo que tomen las decisiones correctas. 

Ser conscientes de los sentimientos: siempre etiquetamos como “bueno” o “malo”, sin tener en cuenta la gama de emociones intermedias, tales como enojo, incomodidad, irritación, ofensa, etc. 

Los niños necesitan un vocabulario más amplio para poder definir qué les sucede. Si en la familia se habla sobre sentimientos, los niños aprenderán a identificarlos y expresarlos.

Mantener la calma: no podemos hacer que los demás se calmen, deben calmarse por sí mismos. Pero sí podemos ayudar a nuestros hijos a alcanzar esa calma intentando que recobren la compostura, realizando ejercicios de relajación o técnicas de respiración.

Confiar en uno mismo: para lograr una comunicación basada en la plena confianza en uno mismo es necesario ser consciente de cuatro componentes básicos: postura corporal, contacto visual, habla (lenguaje apropiado) y tono de voz.

Inculcarles a los niños estos cuatro componentes es un modo de ayudarlos a comunicarse de forma segura, sin ser agresivos o sumisos.

STOPP SPA

STOPP SPA es un modelo que puedes utilizar para que tu hijo actúe de forma responsable a la hora de resolver problemas. Contiene los siguientes puntos.

  • Sentimientos: identificar los sentimientos es el primer paso a la hora de resolver problemas. Asegúrate de que tus hijos hablen de sentimientos específicos.
  • Tengo un problema: el propósito de este paso es que el niño logre aceptar la responsabilidad de resolver un problema y expresarlo con palabras.
  • Mis Objetivos me proporcionan una guía: fijar objetivos es una aptitud y puede ser inculcada. Haz que los niños se concentren en lo que quieren.
  • Pienso en qué cosas puedo hacer: debemos conseguir que al niño se le ocurran tantas cosas para hacer como le sea posible sin censurar pensamiento alguno para poder desarrollar su creatividad.
  • Preveo el resultado: deberás enseñarles a tus hijos a prever el futuro por sí mismos, lo cual implica pensar en qué podría suceder antes de que lo hagan.
  • Selecciono la mejor solución: es preciso que en este punto les recuerdes el problema y objetivo originales y te asegures de que la solución vaya dirigida a ello.
  • Planeo cómo proceder, me anticipo a los escollos, practico y persevero: si los niños pueden lograr esto, su grado de competencia social será muy alto. Es preciso que la planificación se les plantee a los niños como una mejor oportunidad de obtener aquello que desean.
  • Advierto qué ha sucedido, y ahora ¿qué?: es importante que el progenitor efectúe un seguimiento con el niño de lo que ha sucedido al llevar a cabo su plan.

Comunicación y seguimiento para la educación 

Todos desean una buena educación para sus hijos. Esto requiere comunicación, la cual implica que escuchemos, planteemos preguntas y, en ocasiones, guardemos nuestras opiniones para poder oír a nuestros hijos.

Debemos mantener los canales de comunicación abiertos.

Ayudar al niño a expresarse, a tener presentes sus objetivos y compartirles tus experiencias sobre lo que tú creas que es, por ejemplo, la amistad, son actividades que puedes llevar a cabo para forjar una base sólida de la inteligencia emocional del niño.

Una de las transiciones más difíciles son la escuela primaria y secundaria. Ayudarlos a tomar decisiones y resolver problemas contribuirá a aumentar su confianza, resolver conflictos y elegir.

Cuando los niños comienzan a tener problemas académicos, es importante dejar claro que existe un objetivo común, el de aprender. STOPP SPA lo ayudará en esto.

Cuanto antes puedan hablar de sus sentimientos, tanto más fácil les resultará enfrentarse a este tipo de situaciones, resolver problemas y planificar. El seguimiento es indispensable. Ayudarlos a organizarse, escuchar, concentrarse y canalizar sus sentimientos los ayudará significativamente.

Un buen ambiente de estudio es esencial (puede ser un lugar tranquilo, público o al aire libre). Adapta los espacios a lo que tus hijos necesiten.

También es importante encontrar un modo para llevar un control de las tareas asignadas y asegurarse de que las cosas se llevan a cabo por orden.

Cómo llegar a los niños más difíciles

Para algunos niños debemos tomar medidas especiales. Cuando los niños no se sienten parte (de la vida familiar, escolar, religiosa, etc.) suelen inclinarse por la violencia, las drogas u otras conductas que pueden ponerlos en riesgo.

Los niños necesitan sentirse parte de la familia o comunidad constructiva. De lo contrario buscarán otras comunidades en las que se sientan valorados y pueden acabar en bandas o sectas.

En la etapa preescolar e inicios de la primaria son necesarias:

  • las charlas a la hora de ir a la cama cuando los niveles de energía bajan y los niños no se encuentran inquietos e irascibles;
  • las disculpas que implican una profunda comprensión de los sentimientos de los niños;
  • las lecturas que son una poderosa herramienta educativa.

En lo que resta del primario y el inicio del secundario se necesitan:

  • amistades que ayuden a tu hijo a establecer relaciones positivas. Todo niño merece el respeto de sus pares.

En lo que resta del secundario y el instituto:

Los servicios comunitarios, sociales o cuerpos de voluntarios pueden hacer la diferencia. Los padres pueden jugar un papel importante a la hora de proveer el acceso a oportunidades que pueden suponer una diferencia significativa.

Tales actividades combinan aptitudes clave de la inteligencia emocional en nuestros hijos.

Ser parte de servicios comunitarios implica asumir la perspectiva de otros y en consecuencia desarrollar empatía, tornarse consciente de nuevos sentimientos propios, vigilar lo que uno hace o dice, aprender a ser capaz de adaptarse al nuevo ambiente y a desarrollar unas aptitudes sociales para relacionarse con los demás.

Como resultado de esa clase de relaciones, los adolescentes descubren que piensan y sienten de forma distinta que antes de empezar. Y experimentan una sensación de contribución y plenitud que les resulta atractiva. Les parece que están haciendo “lo correcto”.

Para todas las edades son necesarios los “cuatro verbos básicos”:

Aclarar: uno o ambos progenitores deben comprometerse a aclarar qué está pasando con sus hijos. Los padres deben tener las ideas claras. Deben considerar las necesidades emocionales de los niños y no utilizar fórmulas.

Coordinar: cuando se han aclarado las ideas del progenitor, es momento de comparar opiniones y encontrar puntos en común.

Elegir: cuando la coordinación se alcanza, se debe elegir “lo que se hará a continuación”. Los progenitores deben hacerse cargo.

Preocuparse: los padres deben mostrar preocupación por los sentimientos de sus hijos. Siempre es importante hacer un seguimiento de lo que suceda.

Notas finales

Los consejos que los autores nos proveen en “Educar con inteligencia emocional” definitivamente cambiarán tu forma de ver la educación y la crianza de tus hijos.

Si tenías dudas acerca de cómo proceder para que tus hijos sean emocionalmente inteligentes, este libro te dará una nueva perspectiva que cambiará tu forma de enseñar. 

Contiene consejos que son útiles para todas las etapas de la vida y para todo tipo de niños: débiles, sumisos, conflictivos, difíciles, introvertidos, etc. Te ayudará a comunicarte de otra forma con tus hijos y te dará las herramientas para apoyarlos y ayudarlos en el camino del desarrollo.

Consejo de 12min

Una de las cuestiones más importantes que nos plantea este libro es escuchar a los niños. Si quieres indagar más para ayudar a tus hijos en el camino del autoconocimiento, “Dar voz al niño”, de Yvonne Laborda, te encantará.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es un psicólogo experto en trastornos relativos a una atención deficitaria o hiperactiva. Además, es dir... (Lea mas)

Doctor y profesor de psicología en la Rutgers University. Es un experto r... (Lea mas)

Es un psicólogo escolar en Nueva Jersey. Ha ayudado a muchos estudiantes y educadores a p... (Lea mas)