×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

3626 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Domina tus emociones - reseña crítica

Domina tus emociones Reseña crítica
Psicología

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Master Your Emotions: A Practical Guide to Overcome Negativity and Better Manage Your Feelings

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9798650220510

Editorial: Editorial Independiente/No Encontrada

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Saber cómo te sientes es el primer paso para poder tomar el control de tus emociones. 

Este libro es el manual que deberían haberte dado tus padres al nacer; en él encontrarás todo lo que necesitas saber sobre tus emociones y limitaciones para convertirte en la persona que realmente quieres ser. ¿Te animas a empezar este viaje?

I. Qué son las emociones

Cómo tu mecanismo de supervivencia afecta a tus emociones

Tu cerebro está diseñado para la supervivencia. Si lo piensas bien, las posibilidades de que nacieras eran extremadamente escasas. Para que ocurriera ese milagro, todas las generaciones anteriores a ti tuvieron que sobrevivir para procrear.

En la lucha por lograrlo, seguramente se enfrentaron a la muerte cientos o incluso miles de veces. Aunque ya no existe el peligro de antes, el cerebro sigue dándole más importancia a los sucesos negativos que a los positivos.

Si bien eres afortunado por contar con un mecanismo de defensa tan efectivo, es tu responsabilidad distinguir entre las amenazas reales y las imaginarias.

Para superar esta tendencia a la negatividad, tienes que reprogramar tu mente. Una de las capacidades más poderosas del ser humano es la de utilizar nuestros pensamientos para dar forma a nuestra realidad e interpretar los sucesos de una manera que nos empodere.

Qué es el ego

Tu mecanismo de supervivencia no es el único factor que afecta a tus emociones, tu ego también juega un papel esencial en determinar cómo te sientes.

El ego es la identidad propia que has construido a lo largo de tu vida. Se ha creado a partir de tus pensamientos y, puesto que es una identidad creada por la mente, no tiene una realidad concreta.

Los sucesos que te ocurren no tienen ningún significado en sí mismos, solo lo adquieren a través de la interpretación que les das.

Tu comprensión de la forma en la que funciona tu ego depende de tu nivel de autoconciencia. La gente con menor nivel de conciencia ni siquiera sabe de la existencia del ego y, en consecuencia, vive subyugada por él.

Mientras tanto, la gente consciente puede ver a través del ego, entiende cómo funcionan las creencias y se convierte en dueña de su mente; vive en paz consigo misma.

El ego no es bueno ni malo, solo es consecuencia de una falta de autoconsciencia.

La naturaleza de las emociones

Las emociones pueden ser complejas y engañosas, vienen y van. Saber que son transitorias es el primer paso para empezar a controlarlas.

Tus emociones no son malas, son simplemente eso, emociones. La forma en que las interpretas, así como el sentimiento de culpa, es lo que crea sufrimiento, no las emociones en sí mismas.

Incluso aquello que crees que es negativo puede jugar un gran papel de éxito en tu vida.

II. Qué afecta a tus emociones

El impacto del sueño

La calidad de tu sueño y cuánto duermes afectan tu estado emocional y tu capacidad para disfrutar experiencias positivas. Hay muchas maneras de mejorar la calidad del sueño, algunas de ellas son:

  • Asegúrate de que tu habitación esté a oscuras.
  • Evita utilizar dispositivos electrónicos antes de dormir.
  • Relaja tu mente.
  • Evita beber demasiada agua dos horas antes de dormir.
  • Crea una rutina para irte a dormir.

Utilizar tu cuerpo para cambiar tus emociones 

Puedes alterar la forma en la que te sientes, cambiando tu postura y tu lenguaje corporal. Cuando te sientes feliz y positivo alargas el cuerpo, creces, y cuando sientes lo contrario te encorvas, te haces pequeño.

La clave es practicar estas posturas para tu beneficio.

Por otro lado, la práctica de ejercicio constante mejora no solo nuestro físico sino también nuestro humor.

Muchos estudios han comprobado que esto tiene más o menos los mismos efectos que los antidepresivos.

Utilizar tus pensamientos para cambiar tus emociones

Tus pensamientos definen quién eres y construyen tu realidad. Esta es la razón por la que debes canalizar tus pensamientos hacia lo que quieres y no al revés.

Una de las técnicas que puedes utilizar es visualizar. Cuando lo haces, es como el cambio de postura pero con la mente.

Utilizar tus palabras para cambiar tus emociones 

Tus palabras tienen más impacto en tus pensamientos y tu comportamiento de lo que te podrías imaginar. Puesto que tus pensamientos, palabras y emociones están interconectados, se influencian unos a otros.

Para promover, por ejemplo, tu confianza, sustituye las expresiones que denotan dudas sobre ti mismo, por expresiones que demuestren confianza. En vez de decir, por ejemplo, “Lo haría si…”, mejor di “Lo haré”.

Cómo afecta tu respiración a tus emociones

Aunque la respiración es algo natural, la verdad es que la mayoría de las personas no saben cómo respirar correctamente y no generan tanta energía como podrían, lo cual afecta su humor y los vuelve más propensos a experimentar emociones negativas.

Respirar de forma adecuada puede proporcionar diversos beneficios: más lento para calmarte, de forma cíclica cuando corres y más espaciado en los momentos oportunos.

Cómo afecta tu entorno a tus emociones

Tu entorno también modifica la forma en la que te sientes. Por entorno se entiende cualquier cosa que está a tu alrededor y que pueda afectarte de alguna manera. Puede ser la gente con la que sales, lo que ves en la televisión o el lugar en donde vives.

¿Has pensado cómo esto te afecta a ti?

Cómo afecta la música a tus emociones 

La música puede tener diversos efectos: 

  • Te relaja cuando estás estresado.
  • Te motiva si te sientes decaído.
  • Te ayuda a perseverar cuando haces ejercicio.
  • Genera sentimientos de gratitud.
  • Te pone de buen humor.

Si puede provocar toda clase de resultados, ¿por qué no comienzas a utilizar sus beneficios a tu favor? Solo tienes que probar de qué manera influye cada género musical en ti.

III. Cómo cambiar tus emociones

Cómo se forman las emociones

Aunque las experimentamos todos los días, raramente nos detenemos a pensar por qué estamos sintiendo determinadas emociones y cómo han aparecido.

A continuación, distinguiremos dos tipos de emociones negativas.

El primer tipo son las emociones negativas espontáneas. Estas emociones son las que nos mantienen vivos, son las que sentían nuestros antepasados ante un diente de sable, por ejemplo.

En segundo lugar, están las emociones negativas que creas en tu mente al identificarte con tus pensamientos. Estas no se desencadenan precisamente por sucesos externos, aunque eso no descarta que algunas veces sea así.

Este tipo de emociones suele durar más que las del primer tipo. Surgen cuando en tu mente aparece un pensamiento aleatorio que genera una emoción, por ejemplo, tener que levantarte temprano al día siguiente, lo que hace que tu cerebro asocie ese hecho a algo que te molesta.

Por consiguiente, el cerebro sigue hilando pensamientos y emociones que provocan la llamada “emoción principal”, que es la que suele durar más tiempo en nosotros.

La tendencia a identificarse con los pensamientos negativos de forma repetida es lo que les permite volverse más fuertes.

Cuanto más espacio les damos a los pensamientos en nuestra mente, estos se expanden y se convierten en puntos centrales.

Una emoción por sí misma no es poderosa, lo que le da su poder es nuestra identificación consciente con ella. Por esa razón, una emoción a la que le prestamos poca atención acabará desapareciendo.

Cambiar tu interpretación

Un estado o pensamiento no tiene poder para alterar tu estado emocional por sí mismo. El estado que genera las emociones es aquel en el que eliges interpretar ese suceso o pensamiento. Es por esto que dos personas pueden reaccionar de manera diferente a una misma situación.

La forma en la que interpretas los sucesos está estrechamente relacionada con las premisas generales que tienes sobre la vida. Recuerda que lo que diferencia a la gente con una vida feliz de aquellos con una vida miserable suele ser cómo eligen interpretar su vida.

Liberar tus emociones

Las emociones son energía en movimiento, y cuando las reprimimos acumulamos demasiada energía. Al reprimirlas, se hunden profusamente en el subconsciente, donde pasan a formar parte de nuestra identidad.

Para liberar tus emociones tienes que empezar a ser más consciente de ellas, estando más en contacto con tu cuerpo y con la manera en la que te sientes. 

Podrías comenzar a hacer una lista de las emociones que quieres eliminar de tu vida, hacerte consciente del momento en el que aparecen con más fuerza y por qué, y comenzar a entenderlas para decidir dejarlas ir.

IV. Cómo utilizar tus emociones para crecer

Cómo pueden las emociones guiarte en la dirección correcta

Las emociones vienen y van, y en última instancia no definen quién eres.

Pero eso no significa que no jueguen un papel importante, pueden promover tu desarrollo personal recordándote lo que ya sabes: que necesitas hacer cambios en tu vida.

Cuanto más ignores tus emociones, más fuertes se volverán.

Sigue dejando a un lado tus emociones y tu cuerpo empezará a hablarte como si experimentaras un dolor físico. Las emociones están enviándote un mensaje.

Llevar un registro de tus emociones

El primer paso para mejorar cómo te sientes es ser más consciente de las emociones que experimentas de forma regular.

Para tener claro qué emociones estás experimentando en tu vida diaria, se recomienda registrarlas por escrito durante una semana completa.

Trata de entender por qué las sientes y en qué momentos las sientes, para ser consciente de ellas y poder comenzar a conocer más sobre cada una de ellas y lo que provocan en ti.

Asumir el control

La forma más óptima para crecer es asumiendo el control.

Debes entender que lo que estás sintiendo es un estado momentáneo y que al ser consciente de ello se puede hacer un cambio al respecto.

Hay que afrontar las situaciones que nos ponen en lugares en los que no queremos estar.

No hay que envidiar lo que los demás son porque todos pasan por procesos similares, no se debe hacer caso a las opiniones que los demás tengan durante el proceso, no somos responsables de cómo se sienten los demás.

Cuando asumas el control de tus emociones, verás cambios positivos en tu vida.

Notas finales

La calidad de tus emociones determina la calidad de tu vida. Por lo tanto, aprender a cambiarte a ti mismo y a modificar tu entorno para sentir más emociones positivas es esencial para tu bienestar.

Una cosa es cierta: vas a seguir experimentando emociones negativas a lo largo de tu vida. Sin embargo, trata de recordar que tú no eres tus emociones pero que es necesario aprender a aceptarlas como son para poder dejarlas ir.

Consejo de 12min

Si has logrado identificar que la emoción que más predomina en tu vida es la ansiedad, en “Toma el control de tu ansiedad”, de Andrés Salama, encontrarás respuestas a todo lo que necesitas saber sobre ella.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es un autor y escritor francés conocido por sus trabajos sobre desarrollo personal, principalmente gracias a su si... (Lea mas)