×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

3906 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato - reseña crítica

Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato Reseña crítica
translation missing: es.categories_name.emotional-intelligence, Tecnología y innovación y Estilo de vida

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781250239082

Editorial: DEBATE

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Este increíble libro nos presenta los motivos, algunos de ellos aterradores, por los cuales deberíamos abandonar las redes sociales. ¿Te animas a conocer cuáles son las formas de manipulación que ejercen sobre ti? ¿Quieres saber cómo modifican tu conducta? ¡Entonces no te lo pierdas!

Gatos

Nadie controla a los gatos, son impredecibles. El autor nos propone este libro para convertirnos en uno de ellos, es decir, en personas autónomas en un mundo en el que nos vigilan constantemente y hasta intentan (con éxito) modificar nuestro comportamiento.

Puedes disfrutar de una vida pública sin tener una cuenta en las redes sociales. Todos tenemos la responsabilidad de inventar y mostrar formas de vivir sin la basura que está destruyendo la sociedad.

Estás perdiendo el libre albedrío 

Todos tenemos teléfonos inteligentes y dispositivos “aptos para la modificación algorítmica de la conducta”. A través de las redes sociales, recibimos estímulos individuales y de forma continua.

Los algoritmos se llenan de datos sobre nosotros a cada segundo. Esto es un espionaje masivo. Todos esos datos confieren poder. La vigilancia generalizada y la manipulación sutil y constante (inmoral, cruel, peligrosa e inhumana) se ha convertido en lo normal y lo hemos aceptado.

Las redes sociales usan estímulos de placer, recompensa y castigo para “engancharnos”. El adicto pierde progresivamente el contacto con el mundo y las personas reales. La manipulación de las emociones sociales ha sido la manera más fácil de generar recompensas y castigos.

Las necesidades digitales fundamentales llevaron a nuevas clases de gigantescos monopolios debido a los efectos de red y de redil, mejor llamados “monopsonios”.

El problema es la absurda modificación de la conducta al servicio de manipuladores ocultos y algoritmos indiferentes.

Para liberarte ¡borra tus cuentas! “La concienciación es el primer paso hacia la libertad”.

Renunciar a las redes sociales es la mejor manera de resistir a la locura de nuestro tiempo

El problema es que todos los fenómenos están impulsados por un modelo de negocio cuyo incentivo perverso consiste en encontrar clientes dispuestos a pagar para modificar el comportamiento de otras personas y corromperlas. Este sistema amplifica más las emociones negativas, por lo que es más eficiente a la hora de perjudicar a la sociedad.

INCORDIO es una máquina que se compone de seis partes.

  • A es de Adquisición de la Atención que lleva al dominio de los idiotas.
  • B es de Buitrear en la vida de todo el mundo.
  • C es de Colmar de contenido la mente de las personas.
  • D es de Dirigir el comportamiento de las personas de la manera más sibilina posible.
  • E es de Embolsarse dinero por dejar que los peores idiotas engañen disimuladamente a todo el mundo.
  • F es de Falsas muchedumbres y una sociedad Falsaria.

El problema no es una tecnología en concreto, sino el uso de esta para manipular a las personas y para concentrar el poder.

No tenemos que renunciar a nuestro teléfono inteligente: lo que hay que evitar son los INCORDIO. ¡Borremos esas cuentas!

Te estás convirtiendo en un idiota

Un adicto a INCORDIO se vuelve sensible a la ofensa, es agresivo y busca el sufrimiento (parte necesaria del ciclo). A menudo, se ven envueltos en disputas. Deben elegir entre ser víctima o agresor.

Pelear con alguien ocurre frecuentemente en las redes sociales: esto es un comportamiento propio de un idiota. Los usuarios escriben cosas que ni siquiera piensan para recibir más lectores o likes.

Pero los mayores idiotas son quienes reciben más atención y suelen marcar el tono de las plataformas. Cada uno de nosotros tiene un trol interior. ¡No dejemos que nuestro trol interior nos controle!

Cuando las personas actúan como lobos solitarios, cada una ocupa una posición diferenciada en la sociedad y piensa de forma particular. En modo manada, uno se convierte en algo más parecido a un operario, un político o un esclavo.

El autor nos insta a pensar, primero, por nosotros mismos.

Las redes sociales están socavando la verdad

Cada uno de los componentes de INCORDIO destruye la verdad a su manera.

Las manipulaciones de INCORDIO con frecuencia deben sortear la verdad y tratar de suprimirla para prosperar. Solemos interactuar con personas falsas, leemos reseñas y noticias falsas y las personas que miran un video o compran algo suelen ser artificiales también.

Si muchas de las personas de nuestro entorno son falsas, es probable que nos influyan sin que nos demos cuenta. INCORDIO, además, nos hace ser parcialmente falsos. Las personas falsas son un ataque cultural de denegación de servicio.

Resulta que las actividades falsas y masivas en las redes sociales influyen en las personas reales. Crean indirectamente una verdadera realidad social, lo que significa que permiten ganar dinero a partir de la manipulación.

En esta era de INCORDIO, la información que les llega a las personas es el resultado de la interacción entre anunciantes manipuladores, empresas tecnológicas y competiciones por el estatus social prediseñadas. “Eso significa que hay menos autenticidad en la exploración social que nos ayuda a encontrar la verdad”.

Las redes sociales están vaciando de contenido todo lo que dices

Sin contexto, lo que decimos carece de sentido. En internet, a menudo tenemos poca capacidad de conocer el contexto en el cual se va a interpretar lo que expresemos. Y, además, no disponemos de una manera fiable de saber cómo se le presentará lo que decimos a la otra persona.

Esto se ha vuelto tan generalizado, que hemos perdido nuestra conexión con el contexto.

Hablar en las redes sociales no se asemeja en nada a hablar. Cada persona le atribuye un contexto particular a lo que hemos dicho para beneficio de terceros.

Cuando el contexto queda supeditado a la plataforma, la comunicación y la cultura se vuelven insignificantes, superficiales y predecibles.

Además de otras cosas, esto está terminando con los medios de comunicación: la realidad ha sido sustituida por estúpidos números.

El mundo de los podcasts aún no ha sido destruido, estos son publicados por personas reales conocidas por el oyente. Los podcasts aún conservan una estructura de persona a persona y no de persona a algoritmo/multitud/estructura manipuladores.

Las redes sociales están destruyendo tu capacidad de empatizar

Las redes hacen que lo que decimos deje de tener sentido. Y lo que dicen los demás también deja de tener sentido: cada vez entendemos menos lo que pasa.

Las búsquedas, hilos de contenido, flujos y demás elementos personalizados constituyen el origen del problema.

Cuando todos vemos mundos distintos y privados, las señales que podemos mandarnos los unos a los otros dejan de tener sentido. Nuestra percepción de la realidad, más allá de las plataformas de INCORDIO, se resiente.

No hace falta que todos veamos lo mismo para empatizar los unos con los otros. Eso sería muy autoritario. Pero sí necesitamos tener la posibilidad de echar un vistazo a lo que otros ven.

“La empatía es el combustible que mueve a una sociedad decente. En su ausencia, no hay más que áridas normas y luchas de poder”.

Pero INCORDIO está desbaratando nuestra capacidad para sentir empatía. Distorsiona nuestra forma de ver el mundo y nos vuelve menos conscientes de cómo lo ven los demás. 

Las redes sociales te hacen infeliz

Las empresas INCORDIO agudizan la sensación de aislamiento y nos desconectan: nos entristecen sin siquiera saber por qué. No debemos aceptar que el precio de estar conectados sea ser manipulados por terceros.

Entre otras cosas establecen estándares de belleza o de estatus sociales inalcanzables.

Para maximizar nuestra captación, puesto que es más fácil utilizar emociones negativas, INCORDIO tiende a encontrar la manera de hacernos sentir mal.

La forma concreta de la infelicidad está adaptada a cada uno de nosotros: averiguar qué nos hunde es tarea nuestra.

INCORDIO nos pone en un rol de subordinado, nos humilla, nos hace sentir juzgados, inseguros, que no estamos a la altura, miedo al rechazo, etc. Lo malo de todo esto es que quien nos juzga y nos hace sentir de esas múltiples formas no se interesa por nosotros: es una multitud que juzga a la ligera o un estúpido algoritmo que tiene poder sobre nosotros.

INCORDIO nos convierte en un producto.

Las redes sociales no quieren que tengas dignidad económica

Desde que apareció INCORDIO, la economía de mucha gente de los países desarrollados ha empeorado. Cada vez más las personas dependen de trabajos esporádicos, lo que dificulta la planificación de una vida y la estabilidad financiera. Mientras tanto, un reducido grupo se ha vuelto demasiado rico. Cada vez más se abre la brecha entre ricos y pobres.

Lo cierto es que INCORDIO es en parte responsable de la inseguridad no solo emocional, sino también financiera de mucha gente. Lo más peligroso que tiene INCORDIO es que la gente cree que es la única posibilidad.

Hemos consagrado la creencia de que la única manera de financiar una conexión entre dos personas es a través de una tercera que paga para manipularlas: pero esa trampa está solo en nuestras cabezas.

El autor nos recomienda no tener cuentas INCORDIO hasta que podamos pagar por ellas. Solo así seremos dueños de nuestros datos. Puede que tengamos que esperar, pero merecerá la pena.

Las redes sociales hacen imposible la política

La típica historia de las redes sociales en la política es algo así: un grupo de jóvenes idealistas e instruidos son los primeros en usar una determinada red social. Desean mejorar el mundo.

Empiezan bien y logran éxitos espectaculares, pero después, el mundo se torna oscuro.

INCORDIO estimula más a los idiotas y a los estafadores que al grupo inicial de idealistas, porque a largo plazo INCORDIO encaja mejor con la manipulación de estos.

Estudia a los idealistas pioneros y cataloga sus peculiaridades. Los resultados tienen el efecto indeseado de agrupar a los idealistas y convertirlos en blanco de publicaciones basura que los vuelve más irritables, menos capaces de comunicarse con personas distintas de ellos, más aislados e incapaces de tolerar una política moderada.

“INCORDIO socava el proceso político y perjudica a millones de personas, pero muchas de ellas están tan enganchadas que no pueden sino loar a INCORDIO, porque pueden usarlo para quejarse de las catástrofes que este ha provocado”.

INCORDIO gana dinero cuando la gente está dividida, enfadada, irascible u obsesionada.

Las redes sociales aborrecen tu alma

Cuando utilizamos INCORDIO, aceptamos un nuevo marco espiritual. Hemos aceptado cambiar algo íntimo de nuestra relación con nuestra propia alma.

Los cuatro primeros principios de la espiritualidad según INCORDIO:

  • El libre albedrío, lo que quizás sea una ilusión
  • La estructura INCORDIO, que es un modelo de negocio que genera incentivos perversos y quiere que pensemos que sin él no hay dispositivos, internet, ni grupos de apoyo que nos ayuden.
  • Convertirse en idiota para los miembros de otras manadas y para quienes están situados por debajo de nosotros en la jerarquía de nuestro propio grupo.
  • La socavación de la verdad, la creencia de cosas no respaldadas por la evidencia.

La base de la búsqueda de la verdad tiene que ser la capacidad de advertir la ignorancia propia. INCORDIO descarta el reconocimiento de la ignorancia. Lo viral es verdadero para la política, el arte, el comercio, la vida de INCORDIO.

El negocio de INCORDIO está entrelazado con una nueva religión que otorga empatía a programas de ordenador con el fin de soslayar que eso degrada la dignidad, el estatus y los derechos de humanos reales.

Conclusión

Internet no es un problema, ¡úsala!

Utiliza correos electrónicos para comunicarte (con cuentas que no lean tus mensajes, nada de Gmail), lee las noticias directo de los sitios web, mira sitios de cultura y eventos, crea tu propio sitio web, mira videos de YouTube (sin una cuenta de google que te manipule). 

Este tipo de actividades te ayudarán a tomar nuevamente el control de tu vida. No te olvides: tu objetivo es ser un gato.

Notas finales

Este libro es revelador. Nos da a conocer todos los métodos de manipulación y espionaje que practican sobre nosotros con un solo objetivo: ganar dinero. Nos invita a abandonar las redes sociales para volver a tener control sobre nuestras vidas.

Consejo de 12min

Este libro nos invita a cambiar algo dañino de nuestras vidas. Si estás interesado en cambiar tu vida para estar mejor, “Mejora tu vida: Cambiando tus hábitos”, de Roxana Falasco, podría interesarte.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Nacido en Nueva York en 1960, es un escritor, informático y compositor de música clásica. Es pionero en el campo de la realidad virtual y fundador de VPL Research, Inc.,... (Lea mas)