Design Thinking para principiantes - Reseña crítica - Kilian Langenfeld
×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

1772 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Design Thinking para principiantes - reseña crítica

Design Thinking para principiantes Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Tecnología y innovación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Design Thinking for Beginners: Innovation as a factor for entrepreneurial success

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781987183658

Editorial: Editora Independente/Não Encontrada

Reseña crítica

Con este microlibro, podrás entender la mejor forma de producir ideas para la resolución de problemas mediante el proceso “Design Thinking”. No solo encontrarás pautas para el trabajo en equipo, sino que descubrirás cuáles son los mejores métodos y estrategias para lograrlo.

La libertad de pensamiento es la regla. ¡Maximiza y potencia a tu equipo, y lograrás resultados innovadores!

Design Thinking

Design Thinking (Pensamiento de Diseño) es un método para resolver problemas de manera práctica y creativa en el que, al final del proceso, debe producirse una solución al problema.

Existen dos caminos posibles para solucionar problemas:

  1. El camino orientado a los problemas: cuenta con un enfoque analítico en el que se examina el problema y luego se intenta dar con una solución basada en la información disponible.
  2. El camino orientado a la solución: aquí la búsqueda es aproximarse a la meta tanteando. Es el clásico “ensayo y error” donde se prueban distintas ideas.

Aquí no se trata de diseñar productos o edificios, sino de entender cuál es el proceso de diseño.

En el diseño, “la forma sigue a la función”, es decir, el diseño está orientado a la función o a los resultados, ya que el diseño siempre resuelve un problema. Antes de comenzar a diseñar, el diseñador debe entender el universo del problema.

Además, el diseño es un proceso visual en el que los diseñadores trabajan con prototipos, modelos o cualquier material que esté a su alcance para la materialización de la idea.

Human Centered Design (HCD)

Dentro del diseño, existe una corriente que no solo focaliza los esfuerzos del proceso de diseño en la solución, sino también en el ser humano.

El enfoque Human Centered Design sirve para el desarrollo de sistemas interactivos. El objetivo es hacer que esos sistemas sean significativos y útiles, y se centra en los clientes, sus necesidades y requisitos.

Esta es la base del Design Thinking, ya que le concierne la producción de soluciones.

La diferencia entre HCD y Design Thinking es que este último se centra más en crear productos que satisfagan las necesidades del cliente, mientras que el HCD busca la mejora en el manejo de un producto involucrando al cliente en el proceso.

Ambos tienen en común que funcionan de manera iterativa.

Áreas de aplicación

El Design Thinking puede ser utilizado siempre que vaya a crear algo nuevo o a resolver un problema y se necesiten enfoques diferentes y creativos.

Sin embargo, el Design Thinking no es la clave para resolver todo. Muchas veces es un proceso que solo ocurre en paralelo o que precede a un proceso clásico.

Aun así, el Design Thinking puede utilizarse para resolver problemas pequeños, como el rediseño de un área de recepción, y para problemas más complejos, como cuestionar los procesos y procedimientos internos de una empresa.

Prerrequisitos

Para que el Design Thinking funcione con éxito, la gestión debe cumplir algunos requisitos y proporcionar recursos.

El tiempo de un proceso de Design Thinking dependerá de la magnitud y extensión del proyecto, pero las personas asignadas a él tienen que estar siempre disponibles y el director del proyecto debe insistir en tener a su disposición al personal necesario.

Además, se necesita tiempo para completar el proceso. Se puede dividir el proceso en días, fines de semana o semanas, siempre que el personal esté disponible para los eventos.

La actitud es muy importante. Todos los integrantes deben saber que no está prohibido pensar y que a nadie se le evalúa su rendimiento. Se trata de un proceso abierto en el que mientras más libre sea el pensamiento, más se podrá improvisar y construir prototipos.

Por todo esto, es indispensable involucrar a todos los participantes para aclarar qué se quiere lograr y qué no.

Procesos

El Design Thinking puede basarse en tres procesos necesarios para implementarlo exitosamente:

1. Interdisciplinario

El equipo debe ser diverso durante las distintas fases del proceso. Ni los ingenieros ni los diseñadores podrán lograr algo si trabajan por su cuenta.

Los equipos interdisciplinarios no siempre son armoniosos, por lo que hacer algunos juegos para romper el hielo y para que se conozcan entre ellos puede ser de gran ayuda.

Dado que se requiere el trabajo en grupo, siempre surgirán problemas, pero se podrán resolver si hablan sobre esos asuntos tan pronto como aparezcan. Es imprescindible solucionar con celeridad todo lo que genere interrupciones.

Un líder siempre es necesario, pero solo podrá liderar si hay confianza. Si aumenta la confianza, mejor se desenvolverán trabajando en equipo.

La diversidad de ideas y de formación es la esencia. Y “cuanto menos tengan que perder los participantes, más descabelladas serán las ideas”, por lo que hasta el servicio de limpieza puede aportar ideas asombrosas.

2. Iterativo

El Design Thinking es un proceso iterativo, no lineal, en el que se retrocede tantas veces como sea necesario.

Aquí se puede seguir el camino enfocado en la solución y probar opciones. El elemento iterativo está presente en cualquier proyecto y fase. Es posible que se deba reconstruir todo un proyecto, una fase, un prototipo, pero siempre está la opción de la reconstrucción.

Siempre se pueden producir problemas y eso obliga a volver atrás, modificar las ideas y adaptarlas.

3. Flexible

La prohibición de pensar es lo peor que puede ocurrir en un proceso creativo.

“Un proyecto de diseño tiene que estar orientado a los objetivos, pero también abierto a los resultados. Esto significa que al principio no se tiene idea de lo que realmente resulta al final”.

Todos los miembros deben ser lo suficientemente flexibles en el pensamiento para probar tantas opciones como se requieran y cuestionar las cosas cuando sea necesario.

Fases

Es muy común pasar más de una vez por cada una de las fases. Las fases no son lineales, por lo que muchas veces se representan como un círculo.

Cada una de las fases ayuda a acercarse a la solución: primero, se trata de entender la situación (inmersión); luego, se analiza y organiza la información (análisis); el siguiente paso es buscar ideas (ideación); a continuación, se utilizan prototipos basados en las ideas; y, por último, antes de implementar la solución hallada, se ponen en práctica las ideas para confirmar si funcionan.

Inmersión

En esta fase, es necesario sumergirse en el universo del problema. El objetivo principal es empatizar con el cliente, conocerlo y conocer sus problemas. Es necesario, además, entender cómo piensa y se siente el cliente.

Lo importante aquí es encontrar diversas opiniones, que en ocasiones serán puntos de vista extremos, pero que te llevarán a encontrar nuevas ideas en el futuro.

Esta fase se puede subdividir en tres subcategorías:

  1. Comprensión: hay que examinar en profundidad el problema para entenderlo. Es importante averiguar cómo surgió y cuál es la conexión con la empresa. Recopilar información es esencial.
  2. Observaciones: ver y entender lo que sucede en el mundo real es muy útil para el Design Thinking, sobre todo porque una parte significativa del personal tiene poco contacto con el vendedor o el cliente. Observar y prestar atención a los detalles puede ser de mucha utilidad.
  3. Registro: además de notas tomadas a mano, los videos y fotos son una manera muy sencilla de llevar un registro de las experiencias externas. Sin embargo, es importante recopilar información sin distorsionarla, es decir, ser realistas y honestos con los datos hallados.

Análisis

Una vez que la información ha sido recopilada, es momento de comprender los datos.

Se deben abrir las carpetas, y colocar sobre una pared o pizarra todo el material recogido de modo que la experiencia sea tangible. Tener objetos físicos estimula la creatividad y aporta claridad.

Una vez que todo haya sido colocado en la pared es importante:

  1. Clasificar la información.
  2. Categorizar y proceder a encontrar relaciones y similitudes.
  3. Definir y comprender las necesidades de los clientes.

Ideación

Esta fase quizás sea la más importante y emocionante del Design Thinking. Aquí lo que se hace es encontrar ideas y resolver los problemas identificados. Este es el momento de pensar, preguntarse cómo debe ser la solución, plantearse preguntas concretas y proveer respuestas.

Nuevamente, la mejor manera de hacerlo es anotando todo en una pizarra o pared.

Los diversos e infalibles métodos de brainstorming o de búsqueda de ideas se dan en la fase de la “ideación”. Es importante que participe el mayor número de personas posible para una mayor interacción.

Luego se inicia el paso de la “convergencia”. Independientemente del método utilizado, es importante conseguir muchas ideas diferentes. Sin embargo, ni en el brainstorming ni en el paso de la convergencia se debe evaluar la calidad de las ideas. Aquí, el objetivo es clasificarlas en áreas temáticas.

Los miembros deben trabajar juntos para examinar las ideas, hacer sugerencias y analizar qué términos podrían englobar algunas de ellas en áreas temáticas. Por ejemplo, utilizar el término “infraestructura” para englobar cuestiones tales como mobiliario, mostrador, horario de apertura, etc.

Pero este proceso tampoco es lineal, pueden aparecer errores que deben corregirse retrocediendo.

Una vez encontradas las áreas temáticas, se procede a la selección de ideas.

Creación de prototipos, pruebas e implementación

Prototipos

Un prototipo es la visualización de la idea. Las ideas más simples se pueden hacer físicamente visibles, pero la mayoría de los prototipos tienen distintos grados de realización o abstracción. Por ese motivo, hablamos de prototipos “abstractos” o “concretos”.

Los prototipos abstractos suelen representarse como un concepto; para los prototipos concretos se construyen modelos.

Pruebas

Una vez que el prototipo está listo, se procede a probarlo. La idea es ver cómo el cliente percibe la idea, no si el prototipo funciona.

Si para este fin se utiliza un grupo de prueba, es necesario encontrar al grupo adecuado, es decir, aquellas personas que se ven afectadas directamente por el problema. Pero, al mismo tiempo, el grupo debe ser lo más variado posible. Durante las pruebas, se debe recopilar toda la información posible.

En cuanto a las pruebas digitales, en caso de que el producto o servicio sea digital, también se puede recopilar información útil como el tiempo de permanencia en una aplicación, el tiempo de espera por página, las interacciones realizadas, la cantidad de veces que se utilizó la aplicación o página, etc.

Sin embargo, además de todos los datos que se puedan reunir de esta forma, es importante mantener conversaciones reales con los clientes.

Implementación

Una vez que la idea ha sido probada, ajustada y reajustada, es momento de convertirla en algo realmente implementado, algo tangible.

Si existen varios prototipos o conceptos, se debe elegir uno. Pero primero es necesario considerar si la idea que se implementará encaja con las estructuras existentes.

Es necesario preguntarse cómo se integrará la idea y qué resistencias pueden aparecer, analizar a quién afectará, quiénes obstaculizarán la implementación y quiénes serán fuerzas motrices.

Luego, se deben desarrollar estrategias para apoyar a las fuerzas motrices y convencer a los obstaculizadores. Un buen método para llevar a cabo esto, es mostrar un antes y un después del proyecto, dado que serán más convincentes mientras más visuales sean las comparaciones.

El dinero es un tema importante durante la implementación, por lo que debería incluirse un análisis de costos. Si el presupuesto se vuelve un problema, también se podrá implementar un proceso de Design Thinking para resolverlo.

Notas finales

“Design Thinking para principiantes” provee un excelente método para la solución de problemas en grupo.

Uno de los puntos más importantes a destacar es la enorme insistencia en la participación de todos los miembros. Mientras más raras y variadas sean las ideas, mejor será el resultado del proceso.

La libertad de pensamiento y de expresión es la regla. Todas las contribuciones que se hagan aportarán valor y diversidad al proceso.

Sin embargo, también se debe resaltar que el Design Thinking no es un proceso de solución en el sentido de ofrecer un remedio a un problema, sino que es un proceso que produce ideas para llegar a las soluciones deseadas.

Consejo de 12min

Las buenas ideas generan innovación, pero ¿cuál es su origen? Si quieres averiguarlo, te recomendamos “¿De dónde vienen las buenas ideas?”, de Steven Johnson.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros