×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

1054 lecturas ·  4.0 calificación promedio ·  52 calificaciones

Cómo Mantenerse En Forma Después de Los 40 - reseña crítica

Cómo Mantenerse En Forma Después de Los 40 Reseña crítica
Estilo de vida

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 1492390666, 978-1492390664

Editorial: Independently published

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

En los últimos 30 años de estudios científicos, el culto al cuerpo llegó a ser la máxima prioridad para una generación que pasa mucho tiempo en los gimnasios, ejercitando el cuerpo y preocupándose por su salud. Pero, ¿cuál es la mejor manera de mantenerse en forma después de los 40 años, cuando el cuerpo no es el mismo que el de nuestra juventud? En los próximos 12 minutos te daremos algunos tips para ayudarte en esa misión. ¡A ejercitarse!

Los cinco secretos del bienestar

Las siguientes prácticas pueden ayudarte a mantener un estilo de vida saludable, aunque no están ordenadas:

  1. Tener una alimentación sana y energética.
  2. Hacer ejercicio moderadamente, de modo que sea relajante.
  3. Contar con un trabajo creativo y enriquecedor.
  4. Tener pasatiempos y tiempo libre que ayude a mejorar nuestro espíritu.
  5. Mantener una vida sexual llena de amor.

Entre varios conceptos, el libro se encarga de definir la vejez: es el desgaste de nuestro organismo, la oxidación de los radicales libres, la muerte de las células, la atrofia de los órganos y la falta de regeneración de las neuronas. Si nos referimos únicamente a los criterios médicos, claro.

Tener agilidad para hacer movimientos corporales todos los días y mantener un espíritu joven también son objetivos muy deseados por todos después de los 40 años.

Según los científicos, el ser humano es la especie que mejor se adapta a la evolución. Esto nos permite aumentar nuestro tiempo de vida a medida que surgen nuevas generaciones. A continuación, abordaremos algunas cuestiones sobre la longevidad.

Interrogantes sobre la longevidad

El libro responde una serie de preguntas relacionadas a la calidad de vida. Por ejemplo, asegura que la mente no envejece más que el cuerpo. La razón que lleva a la atrofia mental es la falta de su uso, y a muchas personas esto les ocurre desde los 15 años.

Si piensas en las grandes obras de la literatura, la pintura y otras ramas artísticas, verás que la gran mayoría fueron concebidas cuando sus autores tenían más de 50 años.

La longevidad se ve afectada por nuestro sistema de defensas. Éste actúa contra bacterias patógenas y es capaz de curarnos de las enfermedades.

Toda sustancia que nos dé fuerzas puede aumentar nuestra esperanza de vida. El uso de antibióticos disminuye la eficacia de nuestras defensas orgánicas, pero utilizar vitaminas y antioxidantes es crucial para dar más energía a nuestro sistema de defensas.

El libro también se encarga de aclarar que no existe ningún truco para extender la vida. Aunque tener una alimentación balanceada, hacer ejercicio, vivir más cerca de la naturaleza y tener una rutina tranquila sí puede ser esencial para vivir con más salud. Beber mucha agua con regularidad y no fumar también es importante.

Por otro lado, el autor escribe sobre algunas cuestiones de género y longevidad. En cada país o región varía el número de niños y niñas nacidos cada año. Las naciones del tercer mundo tienen una mayor tasa de natalidad de niños. En las demás, la tendencia suele igualarse.

Se suele decir que la mujer vive más que el hombre, pero parece que después de los 95 años quedan pocas mujeres vivas en comparación con el sexo masculino. No es un hecho científico, sino simplemente una percepción.

Los avances de la medicina

Aunque podamos pensar que ahora se vive más gracias a los progresos de la medicina, es probable que esto no sea así. Según las estadísticas, la población mundial aumentó, y por eso más personas cumplen 70 años, pero esto no significa que el hombre moderno viva más que el antiguo.

La mortalidad infantil ayuda a que los números de la población mundial aumenten, pero hay que pensar que en la antigüedad no siempre existía una forma de referencia acerca de los años vividos, por lo que todas las estadísticas pueden tener fallas.

De hecho, incluso quienes respetan los consejos de la medicina natural no tienen la garantía de alcanzar una longevidad más extensa. Sólo tienen más probabilidades de conseguirla. No somos eternos. Lo mismo se aplica a los vegetarianos o los que tienen un mayor respeto por la naturaleza.

Pero entonces, ¿vale la pena privarse de tantas cosas, si al final todos vamos a enfermar y morir? Bueno, si pretendes tener una vida mejor, sí, lo vale.

Las personas que siguen los dictados de la naturaleza no están siendo privadas de nada.  Es la voluntad de tener una vida con menos privaciones la que nos lleva a buscar mejores caminos, huir de los vicios y gozar de más agilidad, salud y calidad de vida.

Después del año 2000, la esperanza de vida es de casi 80 años. Según estudios, en 2025 se alcanzará un promedio de 90 años. Otras investigaciones afirman que el límite del ser humano son los 120 años, y podríamos alcanzarlos a fines del siglo XXI.

¿Esto nos convertirá en una humanidad de viejos? En realidad, el término “viejo” varía con el pasar del tiempo, pero puede que en el futuro no exista el culto a la juventud que conocemos hoy. Incluso la edad de jubilación podría retrasarse para que todos tengamos que seguir produciendo y contribuyendo aún más al sistema capitalista.

La alimentación saludable

Mucho se habla de que el secreto para una buena alimentación está en comer de todo moderadamente. Pero esta es una visión muy simplista. Al menos el 65% de las enfermedades humanas están provocadas por una mala alimentación.

Una alimentación correcta consiste en adquirir los nutrientes suficientes, no provocarnos malestares y cuidar nuestro cuerpo para que sea capaz de sanar cuando enfermamos.

Existe una injustificada persecución contra las calorías ingeridas todos los días. Sin calorías no hay vida. Si no ingerimos un mínimo de 1800 calorías por día, es probable que contraigamos enfermedades que deterioren nuestra calidad de vida e incluso nos lleven a la muerte en el medio plazo. Los médicos lo saben: las calorías son salud y energía, el problema aparece cuando exageramos.

Al investigar sobre los pueblos del mundo que gozan con una mejor salud, el autor notó que cuentan con las siguientes características.

  • Consumen frutas y verduras frescas.
  • Su ingesta calórica nunca es superior a las 2000 calorías.
  • No beben alcohol ni café, aunque elaboran sus propios aguardientes.
  • Hacen uso abundante de plantas medicinales.
  • No toman azúcar refinado ni harinas blancas.
  • Viven en lugares donde la polución no se conoce.
  • No tienen que competir con otros pueblos.

Si pretendemos adelgazar, la primera cosa en que debemos pensar es si existe una necesidad real de perder peso. A veces nuestro peso es el ideal, pero no lo percibimos. 

Después de haber reflexionado sobre este punto, tenemos que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Las dietas drásticas no son eficaces a largo plazo.
  2. Al principio perderemos más peso que posteriormente.
  3. Debemos incorporar suficientes hidratos de carbono, proteínas y ácidos grasos esenciales.
  4. Tenemos que hacer la dieta de manera individual. No podemos adelgazar en grupo, porque cada cuerpo tiene sus propias necesidades.
  5. Es importante que modifiquemos nuestros hábitos alimenticios de manera definitiva. No se trata de sacrificarnos sólo por unos meses, sino de disfrutar de una alimentación saludable durante toda la vida.

Alimentos básicos

En primer lugar, la fuente de la vida: el agua. Muchas veces olvidamos la importancia de estar hidratados. El agua es tan importante como el oxígeno.

A pesar del ritmo acelerado de todos los días y la agitación que nos domina en las grandes ciudades, es importante que bebamos agua suficiente. No hacerlo puede no solamente traernos problemas y enfermedades en los riñones, sino que puede dificultar nuestra dieta.

El azúcar, por su parte, es uno de los alimentos más apreciados de la naturaleza y uno de los que más abundan en todo el mundo. Es de fácil cultivo y es casi el único que admite toda clase de manipulaciones culinarias sin degradarse o estropearse.

Lo consumimos en forma líquida, en pastillas o en gotas, por ejemplo. Pero la manipulación del hombre es la responsable de estropearlo, degradarlo y adulterarlo. El ser humano no necesita del azúcar que nos venden en su forma blanca, limpia y pulida. Lo necesitamos en su forma natural.

Otro de los alimentos básicos para la humanidad es la sal. Cumple un papel esencial en la salud humana y contiene muchas propiedades terapéuticas. Nadie puede discutir su función elemental para saborizar los alimentos. Aunque no debemos exagerar en su uso cuando padecemos alguna enfermedad.

Existe también una creencia sobre el yogur y sus propiedades para alargar la vida. No se trata de una creencia casual: muchos pueblos consumían leches ácidas y col fermentada diariamente, por eso se considera que los nutrientes de la leche podrían potenciar la flora intestinal y mejorar la digestión.

Sexualidad y espiritualidad

Una vida sexual activa es fundamental para que podamos estar mejor en todos los otros aspectos. Pues cuando la sexualidad está al día, el humor y la salud tendrán más facilidad para evitar problemas.

Ningún sentido humano mueve tantas batallas y pasiones como el deseo sexual. Hasta el mismo instinto materno está debajo de las cuestiones sexuales. En el momento en que deseamos a alguien sexualmente, no habrá fuerza suficiente para pararnos.

Hay profesionales de la medicina empeñados en probarnos que la hormona testosterona libera sustancias capaces de influir en nuestra felicidad. La mejor definición del concepto de deseo sexual puede resumirse como “algo que desencadena la libido transformándolo todo en nosotros”.

Además, vivimos tiempos de cambios drásticos y apasionados. Jamás estamos completamente preparados para lo que queremos y siempre hay algo que habríamos hecho diferente.

Pero tenemos que recordar los momentos de distensión. Las horas de diversión, dedicadas a un hobby o a pasar tiempo con las personas que queremos, son muy importantes. También necesitamos enamorarnos, dedicarnos a nuestra espiritualidad, no importa cuáles sean nuestras creencias.

Los días de oficina, trabajo, proyectos y horarios a cumplir a veces pueden consumirnos y hacernos olvidar que la vida es mucho más que las tareas profesionales. De nada vale seguir una correcta alimentación y ejercitarse si no tienes tiempo para tu persona.

Y tú, ¿cuánto tiempo pasas pensando en ti mismo para tener una mejor salud y calidad de vida?

Notas finales

Si muchas personas dicen que la vida empieza a los 40, muchas otras se sienten perdidas al notar que su salud y vitalidad decaen después de cierta edad.

Los cuidados con la alimentación y las actividades físicas son los principales a tener en cuenta. Mucha gente se olvida de comer bien y de moverse, pensando que la vejez sólo va a consistir en días de descanso hasta la muerte.

Pero las condiciones de vida van mejorando con el pasar del tiempo, y nos han abierto muchas oportunidades que todos debemos aprovechar, desde los niños hasta los ancianos.

Además, mirar hacia dentro de ti mismo a través de la espiritualidad y el tiempo que te dedicas también enriquecerá tu vida, sin importar cuál sea tu edad.

Mantenerse en forma después de los 40 años no es tan difícil como puedes llegar a imaginar. No existe una fórmula mágica, pero tampoco se trata de algo sagrado o distante de nosotros. Este libro puede ayudarte a mantenerte joven de cuerpo y espíritu, ¡hasta tus últimos días de vida!

Consejo de 12min

¿Qué tal escuchar o leer nuestro microlibro “Bulletproof: La dieta a prueba de balas”? Este método ya ha cambiado la vida de muchas personas, ¡descúbrelo tú también!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Adolfo Pérez Agustí divulga y ejerce la docencia sobre la medicina natural desde hace más de 40 años. Nació en Madrid, España, e inició sus estudios en la medicina convencional. Sin embargo los... (Lea mas)