×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

923 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Cómo evitar un desastre climático - reseña crítica

Cómo evitar un desastre climático Reseña crítica
Sociedad y política

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: How to Avoid a Climate Disaster: The Solutions We Have and the Breakthroughs We Need

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9789585457508

Editorial: PLAZA & JANES

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

¿Es posible sortear el calentamiento global? Sí. Para eso, deberemos reducir a cero las emisiones de gases de efecto invernadero. Bill Gates nos muestra cuál es el mejor camino que él considera para hacerlo. Queda poco tiempo, pero aún podemos revertir la situación. ¡A trabajar!

¿Por qué cero?

Tenemos que llevar las emisiones de gases de efecto invernadero a cero por una simple razón. Como estos gases conservan el calor, la temperatura media de la Tierra aumenta. Si se liberan en la atmósfera, como sucede ahora, estarán allí mucho tiempo. Hasta diez mil años.

Así comienza su postulación Bill Gates. Sin embargo, aclara que cero no es necesariamente eliminar las emisiones, sino reducirlas hasta que sean “emisiones netas nulas”.

La evidencia científica nos muestra que el futuro no es alentador. El autor prevé que el cambio climático causará daños tan graves como los de la pandemia de COVID-19 cada diez años.

Ante esto, Gates explica que podemos realizar dos cosas al respecto:

  • Adaptación: intentando reducir el impacto de los gases emitidos y de los próximos que vendrán.
  • Atenuación: dejando de aportar gases de efecto invernadero y apostando por fundar empresas neutras en carbono.

No será fácil

Para Gates, encontraremos una salida a este gran problema.

Sin embargo, la salida no será sencilla porque aparecerán una serie de inconvenientes a tener en cuenta:

  • Los combustibles fósiles son como el agua, no nos damos cuenta de que están en todos lados.
  • No se trata solo de los países ricos, sino que los países con menores recursos también deben mejorar sin aumentar la cantidad de emisiones.
  • La historia no está de nuestra parte, porque los cambios siempre nos han llevado décadas.
  • Las centrales de carbón no son como los chips de los ordenadores, que duplican su potencia cada dos años.
  • Nuestras leyes y normativas han quedado obsoletas.
  • No existe un consenso sobre el clima tan claro como cabría suponer.

Cinco preguntas que plantear en toda conversación sobre el clima

Abrumado por la gran cantidad de datos que existen en relación con el calentamiento global y la falta de contexto de muchos de ellos, Gates desarrolló un esquema mental para poder asimilarlos.

A través de cinco preguntas, logró distinguir si una solución tendría mucha o poca influencia, y cómo podrían funcionar las cosas:

  1. ¿De qué parte de los 51.000 millones de toneladas de gas estamos hablando? Debemos convertir las toneladas de emisiones en un porcentaje de 51.000 millones.
  2. ¿Qué planeas hacer con el cemento? Tenemos que encontrar soluciones para las cinco actividades que más generan esas emisiones: fabricar cosas, consumir energía, cultivar y criar, desplazarse, y calentar o enfriar.
  3. ¿De cuánta energía estamos hablando? Kilovatio corresponde a una casa, gigavatio a una ciudad mediana y cientos de gigavatios a un país rico y grande.
  4. ¿Cuánto espacio necesitarás?
  5. ¿Cuánto costará? Debemos tener presentes las primas verdes y averiguar si son asequibles para los países de renta media.

Cómo nos conectamos

El autor reconoce que en el último tiempo ha abierto los ojos a lo esencial que es la electricidad para nosotros, algo que muchas veces pasa desapercibido.

Sin embargo, representa el 27% de las 51.000 millones de toneladas de emisiones que producimos al año.

En este sentido, será fundamental seguir trabajando para obtener lo que nos gusta de la electricidad y hacerla llegar a más personas sin generar emisiones de carbono.

Ya hay muchas empresas y científicos trabajando en soluciones que apuntan hacia un camino más limpio.

Gates sugiere apostar por algunas “ideas estrambóticas” que nos hagan producir energía con cero emisiones:

  • Generar energía sin emisiones:
    • Fisión nuclear.
    • Fusión nuclear.
    • Eólica marina.
    • Geotérmica.
  • Almacenamiento de la electricidad:
    • Baterías.
    • Hidroeléctrica reversible.
    • Almacenamiento térmico.
    • Hidrógeno barato.
  • Otras innovaciones:
    • Captura de carbono.
    • Consumir menos.

Cómo fabricamos cosas

El hormigón parece milagroso. El puente flotante de Evergreen Point, que atraviesa el lago Washington —cerca de Seattle— y es conocido popularmente como “el puente de la 520”, fue realizado con hormigón hueco.

Incluso el pedestal donde se erige la estatua de la Libertad fue fabricado con 27.000 toneladas de hormigón.

Pero el hormigón no es el único material que utilizamos para construir. También se usan el cemento y el acero, que es un gran aliado del hormigón.

Y también está el plástico, que ha hecho méritos para ganarse parte de su mala fama. No obstante, es muy útil y está en casi todo lo que conocemos.

Gates también menciona el vidrio, el aluminio, los fertilizantes y el papel.

“En resumidas cuentas, fabricamos materiales que se han vuelto tan esenciales para la vida moderna como la electricidad. No vamos a renunciar a ellos”, explica al hablar sobre las cosas que generan el 31% de las 51.000 millones de toneladas de emisiones.

Una de las posibles soluciones es la electricidad limpia, que ayudaría a reducir las cantidades de plástico que usamos y que reemplazaría a los combustibles fósiles en algunos procesos industriales donde se fabrican varios de los elementos mencionados.

Cómo cultivamos y criamos

Con el continuo crecimiento de la población, en un futuro cercano necesitaremos producir un 70% más de alimentos, además de reducir las emisiones.

Por esto, será fundamental empezar a aplicar nuevas ideas sobre cómo fertilizar plantas, criar ganado y desperdiciar menos comida.

Gates también comenta que los habitantes de los países ricos tendrán que adaptarse a algunos cambios, como comer menos carne.

En ocasiones se suele recurrir a la plantación masiva de árboles como una alternativa para absorber dióxido de carbono de la atmósfera. Sin embargo, no es algo sencillo de implementar.

Como es muy complejo, Gates se hace estas preguntas para analizar todo:

  • ¿Cuánto dióxido de carbono puede absorber un árbol durante su vida? Alrededor de cuatro toneladas en 40 años.
  • ¿Cuánto tiempo sobrevivirá el árbol? Si se prende fuego, todo el dióxido de carbono que almacenó se irá para la atmósfera.
  • ¿Qué habría sucedido si no hubiéramos plantado ese árbol? Si hubiese crecido de forma natural, no habríamos aportado una absorción extra de carbono.
  • ¿En qué parte del mundo plantaremos el árbol? Solo en las latitudes medias se pueden plantar árboles que generen un equilibrio entre calentamiento y enfriamiento.
  • ¿Ocupaban otras plantas ese espacio? Si reemplazamos una plantación de soja para poner árboles, haremos que los empresarios dedicados a esa semilla talen otro bosque para poder llevar a cabo sus negocios.

Cómo nos desplazamos

La gasolina tiene muchísima energía y no es para nada cara, al menos en Estados Unidos.

“Ten presentes estos dos datos sobre la gasolina: pega fuerte y es barata”, dice Gates. “Son un buen recordatorio de que, a la hora de valorar cuánta energía obtenemos por cada dólar que pagamos, hay que tomar la gasolina como punto de referencia”.

Si miramos el resto de las actividades, el transporte aporta solo el 16% de las emisiones mundiales de gases.

Aunque aquí surge una confusión: a pesar de ese número, en Estados Unidos es la primera causa de emisiones desde hace unos años.

Por eso debemos eliminar todos los gases de efecto invernadero emitidos por el transporte, tanto en Norteamérica como en el resto del mundo.

Entonces, necesitamos innovaciones que permitan que los combustibles alternativos bajen sus precios porque, por el momento, son inalcanzables para la mayoría de la población.

Cómo calentamos y enfriamos

Los seres humanos venimos batallando contra el calor desde hace miles de años. Podemos mencionar a los captadores de viento de la Persia antigua o los modernos aires acondicionados.

Si bien estos últimos aparatos nos ayudan a enfrentar las altas temperaturas, al mismo tiempo contribuyen a que el calentamiento global se agrave.

En simples palabras, dependen de la electricidad.

Como ya explicó Gates anteriormente, tenemos que abaratar los costos de los combustibles alternativos. Pero también debemos tomar otras acciones para descarbonizar los sistemas de calentamiento:

  • Electrificar todo lo que se pueda, sustituyendo, por ejemplo, las calderas.
  • Descarbonizar la red eléctrica utilizando recursos verdes e invirtiendo en innovaciones.
  • Utilizar la energía de manera más eficiente.

Adaptarnos a un mundo más caluroso

Junto con Ban Ki-moon, exsecretario general de la ONU, y Kristalina Georgieva, exdirectora general del Banco Mundial, Gates dirige la Comisión Global de Adaptación.

En esta organización no gubernamental, brindan ideas y soluciones para que el mundo enfrente las consecuencias del cambio climático. En especial, el calentamiento.

Siguiendo esta línea de pensamiento, el autor ofrece cuatro “grandes titulares” sobre la adaptación:

  • Las ciudades deben cambiar su forma de crecimiento.
  • Debemos reforzar nuestras defensas naturales.
  • Necesitaremos más agua potable de la que podemos suministrar.
  • Debemos desbloquear nuevas inversiones para financiar los proyectos.

Al mismo tiempo, la Comisión sugiere que también deberíamos prepararnos para el peor de los casos.

Si las temperaturas siguen subiendo, los pronósticos que han hecho muchos climatólogos se harán realidad más temprano que tarde.

Aquí la solución puede ser la geoingeniería. “La idea fundamental consiste en operar cambios temporales en los océanos o la atmósfera terrestre con el fin de bajar la temperatura del planeta” con el fin de ir ganando tiempo mientras vamos reduciendo la emisión de gases.

Por qué son importantes las políticas gubernamentales

Innovar por sí solo no alcanzará para contrarrestar las emisiones de gases de efecto invernadero hacia la atmósfera. Estas ideas deberán ser apoyadas por políticas gubernamentales.

Ya existen avances en este sentido. Según cuenta Gates, las políticas energéticas tomadas de forma inteligente nos han dado:

  • Aire más limpio.
  • Electrificación.
  • Seguridad energética.
  • Recuperación económica.

Por otro lado, las empresas y los individuos también tendrán que aportar su grano de arena.

De todos modos, el papel de los gobiernos será crucial. Esto motivó al autor a dar siete metas de alto nivel a las que deberían anhelar:

  1. Tener cuidado con el déficit de inversión.
  2. Igualar el terreno de juego.
  3. Superar las barreras no relacionadas con el mercado.
  4. Mantenerse al día.
  5. Planear una transición justa.
  6. Abordar también las tareas difíciles.
  7. Aunar las políticas y las tecnologías con los mercados.

Un plan para llegar al cero

“Me alegra constatar que el interés público en el cambio climático ha crecido mucho más de lo que me esperaba”, cuenta Gates. “Durante los últimos años, el debate mundial sobre el tema ha dado un giro tan sorprendente como positivo”.

Ahora resta transformar esas ideas en acciones concretas que ayuden a mejorar la situación.

Será importante que los gobiernos tomen las siguientes decisiones para poder ampliar la oferta de innovación:

  1. Quintuplicar la energía limpia y la I+D (investigación y desarrollo) relacionada con el clima durante la próxima década.
  2. Apostar por más proyectos de I+D de alto riesgo y alta rentabilidad.
  3. Adaptar la I+D a nuestras mayores necesidades.
  4. Colaborar con la industria desde el principio.

Mientras tanto, para estimular la innovación tendrán que:

  1. Aprovechar el poder de la contratación pública.
  2. Crear incentivos para reducir costes y riesgos.
  3. Construir la infraestructura que incorpore las nuevas tecnologías al mercado.
  4. Cambiar las reglas para que las nuevas tecnologías puedan competir.

Lo que cada uno de nosotros puede hacer

Nosotros también jugamos un papel importante en esta lucha contra el cambio climático.

Gates nos sugiere qué podríamos hacer desde nuestro lugar, dependiendo del contexto donde nos encontremos.

Como ciudadanos:

  • Hacer llamadas, escribir cartas y asistir a los plenos municipales.
  • Estar atentos, tanto a escala local como nacional.
  • Presentarse a cargos públicos.

Como consumidores:

  • Contratar las tarifas verdes de las compañías de servicios.
  • Reducir las emisiones domésticas.
  • Comprar un vehículo eléctrico.
  • Probar una hamburguesa de origen vegetal.

Como empresarios o empleados:

  • Establecer un impuesto interno sobre el carbono.
  • Priorizar la innovación en soluciones bajas en carbono.
  • Practicar la adopción temprana.
  • Involucrarse en el proceso de elaboración de políticas.
  • Conectar con la investigación financiada por el gobierno.
  • Ayudar a los nuevos innovadores a atravesar el valle de la muerte.

Notas finales

Entre el calentamiento global y la pandemia de COVID-19, todo parece perdido. Sin embargo, Bill Gates trae cierto optimismo a la mesa.

Luego de dedicarse a estudiar el tema durante diez años, escribió “Cómo evitar un desastre climático” para darnos una idea de cómo ha avanzado el tema y cómo podría seguir.

Analiza, entre otras cosas, cómo nos conectamos, de qué forma fabricamos cosas, cómo cultivamos, cómo nos movemos y cómo enfrentamos las altas temperaturas.

Además, sugiere cuáles deberían ser las políticas a implementar en un futuro próximo y qué rol podemos tomar nosotros mismos.

Si bien no será sencillo ganar esta pelea, todavía estamos a tiempo de hacer algo al respecto.

Consejo de 12min

Greta Thunberg se ha erigido como una de las voces jóvenes más aclamadas en la lucha contra el calentamiento global. Puedes repasar sus ideas en “Cambiemos el mundo”.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Creó y cofundó Microsoft junto a Paul Allen, con el que también desarrolló el sistema operativo para computadoras Windows. Desde entonces, ha cosechado una fortuna que logró superar los 96 mi... (Lea mas)