×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

670 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Claves para convertirte en escritor - reseña crítica

Claves para convertirte en escritor Reseña crítica
Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781493621965

Editorial: Literautas Editorial

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Las personas dedicadas al arte de la redacción de textos suelen encontrarse con múltiples trabas a la hora de desarrollar su tarea. Con plena consciencia sobre esto, la autora Iria López Teijeiro se propuso elaborar esta obra para ayudar a los escritores a cumplir sus objetivos.

Si lo que deseas es mejorar tus habilidades a la hora de escribir, esta guía práctica es el libro que estabas buscando.

Trucos para ser un escritor más creativo

La creatividad es una de las características más importantes para llegar a ser un autor exitoso. Al mismo tiempo, contar con ella en el momento en el que nos sentamos a producir un texto conlleva uno de los principales desafíos para los escritores.

Teniendo en cuenta esto, la autora enumera una serie de consejos para que puedas poner en práctica y explotar todo tu potencial creativo:

  1. Haz listas: anota todas tus tareas y microtareas. Puedes resolverlas de a una e ir tachándolas. De esta forma, el cerebro se organiza mejor, se tranquiliza y tiene el camino más despejado hacia la creatividad.
  2. Lleva una libreta a todas partes: nunca sabes cuándo puede surgir una nueva idea, y es importante que puedas anotarla en el momento, para no olvidarla luego.
  3. Sé diferente: atrévete a pensar distinto, no quieras ser como los demás, olvídate de eso. Sé original siendo tú mismo.
  4. Tómate descansos: el cerebro trabaja mejor cuando descansas.
  5. Prueba cosas nuevas: escucha nueva música, lee nuevos libros, visita nuevas exposiciones, mira nuevas películas. Consumir cosas distintas pueden aportarte nuevos puntos de vista y ayudarte a que nazcan nuevas ideas.
  6. Rodéate de gente creativa: la creatividad atrae a la creatividad.
  7. No te rindas nunca: la perseverancia es fundamental si quieres ser escritor, tanto o más que el talento.
  8. Practica y atrévete a cometer errores: todos nos equivocamos, quien no se equivoca nunca es porque ni siquiera lo intenta. Hay que equivocarse muchas veces para poder acertar.
  9. Atrévete a intentar cosas nuevas: esto estimula la creatividad y te aporta nuevas experiencias de vida y material sobre el que escribir.
  10. Termina algo o todo lo que puedas: si terminas lo que empiezas, acostumbras a tu cerebro a hacerlo y así lograrás que se tome más en serio las cosas.

Claves para organizar el proceso de escritura

Existen cinco pasos a seguir a la hora de realizar cualquier tipo de texto escrito: preescritura, escritura, revisión, edición y publicación. Estos pasos se aplican tanto a cuentos como a novelas, cartas, poemas o cualquier tipo de texto.

Fase 1: Preescritura

La preescritura es el planteamiento previo en el que nos preguntamos qué queremos escribir. Comprende todo el proceso anterior a hacer del primer borrador del texto. En esta fase conviene que resolvamos una serie de cuestiones que harán más sencillas las siguientes etapas del proceso:

Finalidad: la primera cuestión a plantearse antes de escribir cualquier texto es su finalidad. Cuando tengas esta respuesta, sabrás el tono que deberás emplear al escribirlo.

Género: en ocasiones, el género viene predeterminado, pero a veces hay que planteárselo a partir de la finalidad. Dependiendo del objetivo, un género u otro puede adecuarse mejor a lo que el texto requiera.

Audiencia: quién es el lector o el receptor del texto también puede afectar el modo en que nos planteemos su escritura o incluso la documentación requerida.

Tema: en ocasiones, tenemos claro el tema que queremos tratar o bien viene dado desde afuera. Pero, incluso sabiendo el tema, puede que no sepamos cómo enfocarlo o qué historia contar con dicho tema. ¿Qué podemos hacer entonces?

Una buena idea es hacer una lista con las distintas cosas o situaciones que relaciones con tu tema para luego poder filtrar aquellas que te resulten más viables para trabajar en tu texto. Otra forma de realizar la lista puede ser anotando todos los aspectos de ese tema que te gustaría hacer llegar al lector.

Idea: hay veces que tenemos que desarrollar un texto pero no tenemos ni idea de por dónde empezar y, cuando nos sentamos a escribir, nos quedamos en blanco. La autora brinda algunas sugerencias para aplicar cuando esto suceda:

  • Escritura automática: lánzate a escribir lo primero que se te venga a la cabeza, sin censuras de ningún tipo y sin necesidad de que tenga sentido aparente. Al terminar, además de haberte desahogado, puede que tengas uno o dos temas interesantes para empezar a desarrollar.
  • Tormenta de ideas: elige un tema que te gustaría tratar y escríbelo en el centro de una hoja. Luego, tal y como se dijo anteriormente, haz una lista con situaciones que relaciones con él.
  • Anota tus ideas: si llevas un cuaderno siempre contigo para ir anotando cualquier cosa que se te ocurra, cuando estés ante un papel en blanco puedes recurrir a ese cuaderno en busca de inspiración. A partir de allí, intenta desarrollar tu idea.
  • Crea un personaje: puedes sacarlo de un disparador creativo, inventarlo a partir de una imagen, observar a alguien que camina por la calle o lo que sea, pero toma un personaje, detállalo un poco e imagina qué podría plantear un conflicto en su vida. Desarrolla la idea a partir de la respuesta.

Investigación: una vez hayas encontrado tu tema y tu idea, tengas claro el propósito, el género y la audiencia, llega el momento de investigar y documentarse un poco. No siempre es necesaria esta fase pero, en general, sí es recomendable al menos leer textos similares o relacionados con lo que vamos a escribir.

Fase 2: El borrador

Durante este proceso de escritura, debes olvidarte del número de palabras que tienes que escribir. No te obsesiones con la gramática, el vocabulario o la puntuación, lo importante es que te dediques a escribir, luego tendrás tiempo para revisar tu texto.

  • Calienta motores: una buena forma de comenzar tu sesión de escritura es releer lo último que escribiste el día anterior, o bien la escena previa a lo que pretendes escribir a continuación. Pero releer no es reescribir; si te pones a corregir el texto a estas alturas, es posible que entres en un bucle.
  • Deshazte de las distracciones: para la escritura del borrador, olvídate de las distracciones: fuera teléfonos, fuera internet, fuera interrupciones. Intenta dedicar al menos una hora completa a cada sesión de escritura para que resulte productiva.

Fase 3: La revisión

La autora describe esta etapa como la más tediosa parte del proceso de escritura. Una vez terminado el primer borrador, es muy importante que te tomes un tiempo para separarte emocionalmente de él y puedas verlo con perspectiva.

Haz una lectura general del texto de principio a fin para asegurarte de que no haya agujeros en la trama, de que todos los personajes estén donde tienen que estar, y que la progresión dramática o la dosificación de la información sean las adecuadas.

También son recomendables las lecturas en voz alta porque nos ayudan a sentir la sonoridad del texto, su fluidez y su ritmo. Así podrás eliminar cualquier repetición, ajustar las oraciones y hacer más creíbles los diálogos.

Es fundamental que aprendas a terminar tu texto. Siempre habrá algo que revisar o mejorar. A veces, hay que saber parar a tiempo, tomar la decisión de que con seis, siete o diez versiones tenemos suficiente. No es cuestión de pasar el resto de nuestra vida revisando el mismo texto.

Fase 4: La edición

La edición del texto corresponde a la revisión final donde se corrigen aspectos formales como palabras mal escritas, ortografía, puntuación, formato, concordancias, uso de las comillas y guiones, etc.

En esta fase, el procesador de textos puede ser el mejor de los aliados. También existe la opción de realizar esta fase en papel o incluso de contratar los servicios de un editor profesional que revise tu texto.

Fase 5: La publicación

Una vez que tengamos la versión definitiva de nuestro trabajo, revisado y corregido, ha llegado el momento de sacarlo a la luz. Hoy en día, las cosas se han puesto más sencillas para aquellos escritores que quieran dar el salto a la publicación gracias a muchas herramientas y programas que facilitan el vínculo con editoriales e incluso la autopublicación.

Elementos narrativos

Existen cuatro elementos fundamentales a la hora de contar una historia: argumento, trama, estructura y suspense. Todos ellos están relacionados entre sí e incluso dependen los unos de los otros, lo que ocasiona que muchas veces lleguemos a confundirlos.

La autora desarrolla dichos elementos por separado para mostrar en qué consiste cada uno y cuál es su función dentro de la historia.

Argumento

Es aquello de lo que trata la obra, es decir, el resumen de la historia en un orden cronológico de los hechos. Este orden no siempre coincide con el que aparece a la hora de contarla, pero sí es lo primero que hemos de tener claro para construir una narración.

Trama 

Trama y argumento son los dos elementos que suelen confundirse con mayor frecuencia, ya que ambos hacen referencia a lo que se cuenta, pero existe una diferencia fundamental entre ellos: la trama es el argumento en el orden en el que aparece narrado.

La trama difiere del argumento ya que el orden cronológico de los acontecimientos no es el mismo que el orden en el que el lector obtiene la información en la historia. Por supuesto, la trama es la que impone la forma que ha de tener la estructura.

Estructura

La estructura es la trama en su forma física, es decir que aquí se toman en cuenta el número de capítulos o escenas, su distribución, su extensión, el momento en el que hay que colocar un flashback, etcétera. Podría decirse que la estructura es el mapa físico de una trama.

Suspense

Consiste en dos cosas: por un lado, la forma y el tipo de información que se ofrece a lo largo de la estructura para mantener la atención del lector; por otro lado, también es importante reconocer en qué hemos de centrar la atención.

A veces, la base para mantener el suspense consiste en ocultar ciertos datos, como por ejemplo quién es el asesino, pero otras veces el suspense se encuentra en cómo atraparán al asesino, cuya identidad conocemos desde el comienzo, o si llegarán a atraparlo. Lo importante es detectar el foco de tensión que queremos explotar, y hacerlo.

Notas finales

A diferencia de lo que muchas personas creen sobre la escritura creativa, esta puede entrenarse y desarrollarse mejor con la práctica.

Este libro no solo busca motivar a las personas a que se animen a poner en práctica sus habilidades en la escritura, sino que acerca distintas herramientas para facilitar ese camino a quienes quieran convertirse en grandes escritores.

Consejo de 12min

En “El camino del artista”, de Julia Cameron, encontrarás una serie de consejos para desarrollar tus habilidades en cualquier disciplina artística.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Nacida en 1981, es una escritora y guionista española. Cursó sus estudios en Realización de Audiovisuales en la Escuela de Imagen y Sonido de La Coruña y se dedicó por varios años al diseño y a la postproducció... (Lea mas)