×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

177 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Cinco esquinas - reseña crítica

Cinco esquinas Reseña crítica
Textos latinos

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9780374155124

Editorial: ALFAGUARA

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Mario Vargas Llosa narra los acontecimientos que se viven en un barrio de Lima, Perú, que lleva el mismo nombre que el título del libro. Es una historia que comienza con una infidelidad, se convierte en parte de la prensa amarilla y da giros inesperados.

Con esa premisa, esta obra —que se dice será la última escrita por uno de los grandes representantes del boom latinoamericano— no hace más que dejar con la boca abierta a cualquiera que la lee. Comencemos.

Una visita inesperada

La historia empieza en la cama de un cuarto, en donde las esposas de dos reconocidos personajes de la capital del Perú están descansando. Existen dudas acerca de la amistad entre ambas. Sus maridos, el reconocido Ingeniero Enrique Cárdenas y el abogado Luciano Casasbellas, no sospechan que, en apenas unos minutos, sus compañeras protagonizarán una infidelidad.

Mientras en el cuarto del departamento de golf sucede una escena sexual entre Marisa y Chabela, el Ingeniero Cárdenas recibe la visita del periodista Rolando Garro, editor de la famosa revista de chismes llamada Destapes. Tras una breve plática, Garro le entrega un paquete que contiene fotos.

Esas fotos muestran al Ingeniero Cárdenas siendo parte de un evento que se había llevado a cabo unos años antes, y por supuesto, muestran su peor parte. ¿Qué pasará si su esposa Marisa se entera?, ¿qué va a pasar si todo el mundo lo sabe?

Por suerte, su mejor amigo es abogado.

El empresario y el abogado

Mientras sus esposas se divierten en el departamento de Chabela en Miami, Enrique y Luciano tienen una reunión privada. Quique, como lo conocen sus allegados, le cuenta a Casasbellas de la visita inesperada que tuvo y del miedo que le genera pensar que las fotos se publiquen en la revista.

La propuesta del abogado y mejor amigo es denunciar el evidente chantaje del que está siendo víctima, localizar al fotógrafo que tomó las fotos y así tener un culpable, ya que el empresario que lo invitó a esa reunión había desaparecido sin decir nada.

Enrique parte con la esperanza de que, como le dijo su amigo, “todo tiene solución”.

La cueva de los chismes 

En la oficina de Destapes, Rolando Garro, a pesar de haberle dicho al ingeniero que le había entregado las fotos únicamente para que sepa que estas existían, comienza a redactar junto a “la Retaquita”, su mano derecha y mejor reportera, el artículo que se publicaría a partir de esas fotos.

Garro siempre había soñado con ser un editor reconocido, y sabía que para lograrlo solo tenía dos opciones: publicar un artículo que llame mucho la atención del público o que alguien invierta en su revista de manera voluntaria.

Optó por la inversión, por lo que visitó a Cárdenas nuevamente en su oficina para proponerle que invirtiera una cantidad de dinero a cambio de no publicar las fotos.

Aconsejado por su abogado, el ingeniero rechazó la propuesta sin saber que ese “no” le pondría una soga muy grande al cuello.

El escándalo

Como todos los días, de lunes a viernes, Chabela, la mejor amiga y ahora amante de Marisa y también la esposa de Luciano Casasbellas, se levantó tras escuchar el despertador y bajó a desayunar con sus hijas.

Tras llevar a cabo la rutina diaria antes de que sus hijas y su esposo salieran de la casa, recibió la llamada de una conocida, Ketty, que le preguntó si ya había visto lo que acababa de publicar la revista Destapes. Su conocida no quiso darle detalles del artículo y le sugirió comprar la publicación.

Chabela le pidió al chofer que fuera por ella. Cuando finalmente pudo leerla, se quedó boquiabierta. Lo primero que hizo fue contarle a Marisa, la cual no pudo consigo misma por el shock de enterarse de que el esposo al cual consideraba “un santo” había participado de una orgía.

La casa de Marisa comenzó a llenarse de periodistas, y su amiga le dijo que lo mejor sería que saliera de ahí y que la encontrara en su casa.

Cuando llegó a lo de Chabela, ambas comenzaron a preocuparse: Enrique había desaparecido, no lo encontraban por ningún lado.

Una ausencia

Resulta que el ingeniero estaba en casa de su madre, la que más le preocupaba desde el inicio del escándalo. ¿Qué iba a decir su mamá si esas fotos salían a la luz?

Marisa fue determinante y le pidió a su esposo que se quede allí. No podía creer que, después de tantos años de matrimonio, hubiera permitido que le tomaran fotos así, y sobre todo, que hubiera hecho lo que hizo.

El abogado de Enrique le aconsejó que hiciera una denuncia y que niegue todo, que dijera que se trataba de un montaje, y así lo hizo. Sin embargo, la prensa no dejaba de publicar títulos amarillistas en donde se hablaba de las “cochinadas” que uno de los hombres más respetables de Lima había hecho.

Pero la ausencia de Quique no era la única que preocupaba. En las oficinas de Destapes, todos estaban inquietos preguntándose dónde se encontraba Rolando Garro.

Las sospechas de que algo malo le había sucedido eran cada vez más fuertes en la mente de la Retaquita, y más tarde, cuando dos policías tocaron a su puerta para llevarla a la morgue para identificar un cuerpo, el miedo se tornó realidad.

Rolando Garro había sido asesinado, y de una forma brutal. Le habían destrozado la cabeza.

La Retaquita tiene miedo

Tras identificar el cuerpo de su jefe en la morgue, la Retaquita —o Julieta, su nombre real— comenzó a temer por su vida; si habían matado a su jefe, estaba segura de que pronto le llegaría su turno.

Decidió reunirse con su amigo, autor de las fotos tomadas al ingeniero, para planear una estrategia. Llegaron a la conclusión de que lo mejor que podían hacer era denunciar la muerte de Garro, y levantar una demanda en contra de Cárdenas por su asesinato.

Como rara vez sucede en las historias, la policía actuó eficazmente y Enrique terminó en la cárcel durante algunos días.

Pero, cuando parecía que todo había terminado para Julieta, pasó todo lo contrario: dos hombres fueron a buscarla a su casa nuevamente para llevarla a las oficinas secretas del mafioso que dominaba la ciudad de Lima por completo: el Doctor.

La Retaquita sospechaba desde el principio que su jefe tenía algo que ver con los dirigentes de la capital.

El Doctor le dijo a Julieta que la desaparición de Garro fue una consecuencia por desobedecer las reglas: no podía arruinar la vida de alguien que tenía poder en el mundo. Y si ella no quería pasar por lo mismo, debía seguir las reglas y obedecer al dirigente corrupto.

Un remolino

Marisa y Chabela protagonizaron una escena sexual en el sauna del club, ambas estaban felices y extasiadas porque su relación amorosa seguía en pie. Sin embargo, Chabela estaba un poco celosa de que Marisa hubiera perdonado tan fácilmente a Enrique por todo lo que este había hecho, y de verlos tan enamorados.

Marisa le contó a Chabela que la razón por la cual estaban tan bien era porque le había contado a su esposo sobre las cosas que ellas hacían cuando nadie más las veía.

Chabela no pudo con ello; creía que era algo que debía permanecer entre las dos. Pero Marisa le dijo que Enrique había llegado a fantasear con estar con ambas mujeres.

Mientras las dos amigas debatían entre celos, amor y nuevas aventuras, el abogado y el ingeniero hablaban acerca de los giros inesperados que tuvieron los acontecimientos. Siendo sinceros, Luciano, en su momento, sospechó que Enrique podía haber sido el autor del asesinato de Garro.

Pero, tras la acusación en contra de Juan Peineta, todo quedó en suspenso. ¿Cómo era posible que una persona tan grande hubiera guardado tanto odio hasta, por fin, sacarlo a la luz para vengarse de quien le había arruinado la vida?

Aunque Enrique se quejaba de la forma en que ahora todos lo veían y juzgaban, Casasbellas le pidió que se relajara y dejara que la vida siguiera su camino.

Cuando sus esposas por fin salieron del sauna, les contaron que estaban planeando un viaje a Miami, otra vez. Enrique no tardó en apuntarse. Marisa observó la reacción de Chabela, parecía ser el inicio de una nueva aventura.

Edición extraordinaria de Destapes

El Doctor, que continuaba reuniéndose con Julieta, creía que, por su poder y por apropiarse de la muerte de Garro, tenía garantizada la fidelidad de todos sus empleados.

Sin embargo Julieta, que nunca había sido una mujer sumisa o manipulable, se aseguró de grabar en cada visita declaraciones que pudieran incriminar al mafioso.

Cada vez que la Retaquita encontraba al que ahora era su jefe, lograba introducir una grabadora entre los pechos para poder reunir evidencia.

Julieta entendió que, aunque estuviera bajo la protección del corrupto, en algún momento ella podía cometer un error que le costara la vida. Decidió que las grabaciones serían su carta de protección. Pero su instinto periodístico pesó más.

Decidió publicar una edición especial de la revista para que todos pudieran conocer los crímenes que ella venía investigando desde hacía tiempo.

De esta forma, publicó un extenso artículo con ayuda de todos los reporteros que formaban parte de la revista, acerca del Doctor y el capitán Fujimori, esperando a que las autoridades se involucraran en este asunto.

¿Happy ending?

Tras su viaje a Miami, donde disfrutó de la compañía de dos mujeres, Enrique comenzó a sentir el peso de la culpa sobre sus hombros: sospechaba que su amigo Luciano podía sospechar de la aventura amorosa.

Hacía mucho tiempo que Casasbellas no le hablaba para desayunar o platicar como antes y eso podría ser indicio de que quizás supiera algo; sin embargo, no por ello él y Marisa dejarían de ser partícipes del trío sexual que ahora formaban con la esposa del abogado.

Casualmente, ese mismo día Marisa recibió una llamada de Luciano para invitarlos a comer, como en los viejos tiempos. Sin duda, la pareja aceptó.

Pasaron tiempo en la piscina y conversaron sobre lo atrevido de la publicación en contra del Doctor. Todo parecía estar como antes, como si nada hubiera cambiado. Los cuatro amigos platicaban sobre los problemas a los que ahora se vería sometida Lima.

Antes de comer, Chabela, Marisa y Enrique se encontraban planeando otro viaje a Miami para poder celebrar, los tres juntos, como la primera vez. 

Parecía que todo iba a quedar así, hasta que Luciano les pidió formar parte del viaje. ¿Acaso él no tenía derecho a divertirse también? 

Todos, como cómplices de una aventura, agacharon la cabeza. En efecto, Casasbellas lo sabía. Marisa respondió: “Claro, ven con nosotros, ¿por qué no?”.

Notas finales

Vargas Llosa nos da a conocer, a través de diversos personajes, la realidad que vive Lima, y seguramente muchas otras ciudades y países, donde el poder es administrado por personas corruptas.

Mediante historias que en un principio parecen no estar tan vinculadas, “Cinco esquinas” se convierte en una gran trama que sin dudas vale la pena conocer.

Consejo de 12min

Si te quedaste intrigado con esta historia repleta de protagonistas latinos, te recomendamos leer nuestro resumen basado en “Largo pétalo de mar” de Isabel Allende.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es un reconocido escritor perteneciente a la primera ola del Boom Latinomericano. Ganó el premio Nobel de Literatura en el 2010 por su reconocida obra “Travesuras de una niña... (Lea mas)